Ya se acabó el año 2014 d.c. y aquí en lugar de repasarlo en diciembre del susodicho, lo vamos a hacer ahora. La verdad es que tiene más sentido porque nunca se sabe, igual el treintayuno de diciembre resucitaba Cecilia Böhl de Faber (si alguien puede es ella) o le quitaban el Nadal a Carmen Amoraga y se lo daban póstumo a Camilo José Cela (cosas más raras se han visto).

Así que aquí vamos: un repasito a lo que recordamos del 2014; a ver si prestaste atención y recuerdas todo lo que pasó.

Premios literarios

El año comenzó como es tradicional con el Premio Nadal de Novela de la editorial Destino, y en 2014 lo ganó Carmen Amoraga con la novela La vida era eso y después Care Santos se hizo con el Premio Ramon Llull con Desig de xocolata.

En poesía la autora novel Carmen Juan Romero recibió el Premio de Poesía Joven «Pablo García Baena» y la poeta consagrada María Victoria Atencia el Reina Sofía.

Nativel Preciado se llevó el Premio Lara de Novela, Mado Martínez el Ateneo Joven de Sevilla y Begoña Oro el Eurostars Hotels de narrativa de viajes.

Guadalupe Nettel se convirtió en la tercera mujer en ganar el Premio Herralde de Novela, Adela Cortina también fue la tercera en obtener el Premio Nacional de Ensayo y en 2014 Pilar Eyre nos sorprendió a todos con la temática de su novela que quedó finalista del Planeta.

Se nos fueron…

Casi sin darnos cuenta se acabó una etapa de la literatura española perdimos a dos escritoras importantes y decanas que además estaban perfectamente en activo, Mercedes Salisachs y Ana María Matute.

Por desgracia no fueron las únicas, Ana María Moix y Adelaida García Morales fallecieron también en el mismo año. Y nos pilló por sorpresa la muerte de la editora Ana Santos.

Libros y más libros

En el mundo negro negro de la novela negra se cerró la trilogía del Baztán de Dolores Redondo con la publicación del último tomo, Ofrenda a la tormenta y fue el año de las segundas partes: continuaron las investigaciones de la comisaria María Ruiz de Berna González Harbour con Margen de error, y de la detective Ada Levy de Clara Peñalver en Los juegos del cementerio y Sabine Hoffman y Rosa Ribas volvieron a escribir juntas a la periodista Ana Martí en El gran frío.

Se publicó la obra póstuma e inacabada de Ana María Matute, Demonios familiares, e Isabel Allende triunfó con El juego de Ripper.

Escritoras que echábamos de menos volvieron: Lola Beccaria con su Mientras no digas te quiero, Ángela Vallvey con Mientras los demás bailan, Mercedes Abad con La niña gorda y Flavia Company con Por mis muertos.

Y entre las más jóvenes Elena Medel resurgió con Chatterton, Jenn Díaz nos encantó con Es un decir y Elvira Navarro hizo lo mismo con La trabajadora. ¡Ah! y Aloma Rodríguez nos regaló Jóvenes y guapos y Margarita García Robayo nos enamoró con Lo que no aprendí.

Hubo un poco de todo; aunque visto así, cambiamos algunos premios por Matute. O todos, la verdad. ¿Con quién hay que hablar?

¿Recuerdas algo más del 2014? Dínoslo en los comentarios.