Guadalupe Nettel ha obtenido hoy el Premio Herralde de Novela 2014 con su novela Después del invierno. La autora presentó su novela bajo el seudónimo de B. Parker y con el título Spleen.

El premio lo otorga anualmente, desde 1983, la editorial Anagrama y este año, el de su mayor participación con 1462 novelas presentadas, contó en el jurado con la presencia de Salvador Clotas, la escritora Paloma Díaz-Mas, Marcos Giralt Torrente, Vicente Molina Foix y el editor de Anagrama Jorge Herralde.

El premio incluye la publicación de la obra y una dotación económica de 18000 para la autora mexicana.

Paloma Díaz-Mas (también finalista), Guadalupe Nettel y, la recientemente fallecida Adelaida García Morales), son las tres únicas mujeres que han ganado este concurso literario en sus 32 ediciones. Sin embargo de 29 finalistas hasta la fecha, 10 han sido mujeres.

Guadalupe Nettel (Ciudad de México, 1973) es autora de la novela El huésped con la que ya quedó entre los últimos finalistas del Premio Herralde en 2005, Su obras incluyen también Pétalos y otras historias incómodas, El cuerpo en que nací o El matrimonio de los peces rojos (Premio Internacional de Narrativa Breve Ribera del Duero). Cuenta en su haber con otros premios como el Nacional de Narrativa Gilberto Owen, el Antonin Artaud o el Ana Seghers.

La novela será publicada en breve por la editorial Anagrama.

Portada de la primera edición de Después del invierno
Después del inviernoGuadalupe Nettel
  • Anagrama
  • 2014
  • 978-84-339-9784-5
  • Alemán
  • Novela
  • 272pp.

Claudio es cubano, vive en Nueva York y trabaja en una editorial. Cecilia es mexicana, vive en París y es estudiante. En el pasado de él hay recuerdos de La Habana y el dolor por la pérdida de su primera novia, y en su presente, la complicada relación con Ruth. En el pasado de ella hay una adolescencia difícil, y en su presente, la relación con Tom, un chico de salud delicada con quien comparte su afición por los cementerios. Será durante un viaje de Claudio a París cuando sus destinos se entrecrucen.

Mientras Claudio y Cecilia describen con minuciosidad su día a día en París y Nueva York, ambos dejan traslucir sus neurosis, sus pasiones, sus fobias y las reminiscencias del pasado que dictan sus miedos, dando cuenta de cómo se conocieron y de las circunstancias que los llevaron a gustarse, a quererse y a detestarse de manera intermitente. Después del invierno muestra con un estilo incisivo, a veces humorístico y a veces conmovedor, los mecanismos de las relaciones amorosas, así como sus diversos ingredientes. Con una banda sonora de fondo en la que suenan Nick Drake, Kind of Blue de Miles Davis, Keith Jarrett o Las horas de Philip Glass, la historia de amor entre Claudio y Cecilia forma parte de un relato mayor que abarca un periodo importante de sus existencias. Cada uno sigue su periplo trazando un mapa hecho de encuentros y ausencias, de búsquedas e incertidumbres, de anhelos y pesares; cada uno, obligado por sus circunstancias, desciende al abismo de sus derrotas anímicas en busca de las claves para relacionarse tanto con los otros como consigo mismo, y para construir, si es posible, su propio oasis de felicidad.