Que sí, que los libros están caros, que así no hay quien lea, que la cultura esto y lo otro y que hay que ver, hija mía, qué precios tiene la fruta y eso que ya no sabe a nada, no como antes… pero hay una manera de leer libros gratis.

Si perteneces al mundo del libro ya sabemos lo que estás pensando, que si es gratis es por culpa de los piratas, que han hecho perder seis mil trillones de petrodólares a las editoriales y por su culpa miles de empleados han sido ejecutados con el garrote vi… bueno, lo que sea que se diga esta semana sobre la piratería. Pero no, hay una manera gratis y legal de leer libros y no es culpa de los piratas, sino de esas ratas de agua dulce, la especie conocida como bibliotecariae digitalis.

Eso sí, hoy hablamos de libros digitales; que son la oveja negra de los libros, esos que no huelen —por eso nadie los quiere leer.

Pero si perteneces a ese mínimo porcentaje de personas a las que les gusta leer, aunque sea sin olor, las bibliotecas públicas están ahí para complacerte.

En septiembre de 2014 el Ministerio de Cultura creó el proyecto eBiblio. Antes de que te emociones, te recordamos que fue desarrollado con la ayuda de Libranda, el famoso fiasco del libro digital que hace cinco años asombró a todo el mundo con su falta de utilidad, tanto para los que se creía que estaba destinado —los lectores—, como para los que realmente estaba destinado —los editores y libreros.

A lo que íbamos, eBiblio es el sistema de préstamo de libros digitales de las bibliotecas públicas españolas. Si tienes carné de una biblioteca española, puedes coger en préstamo libros digitales para leer en tu lector de libros electrónicos —más o menos.

Seas de la biblioteca de la comunidad autónoma que seas, el catálogo de libros disponibles es básicamente el mismo —en las regiones bilingües hay, además, un catálogo en la otra lengua oficial—, un conjunto de 1400 títulos distintos de diferentes géneros y temáticas.

Te vamos a explicar las ventajas e inconvenientes de cada paso, pero el procedimiento a seguir es este: con tu número de carné de una biblioteca irás a la página web de eBiblio de tu comunidad autónoma y te darás de alta. Buscas el libro que quieres, lo seleccionas y, dependiendo de dónde lo vayas a leer —ordenador, tablet, o lector de libros—, te descargas un programa al ordenador o a la tablet.

El paso final es leerse el libro, pero cómo se hace eso te lo explicaremos otro día.

¿Qué necesitas para leer estos libros?

Este sistema forma parte del servicio de tu biblioteca. Así que lo principal e indispensable es que tengas un carné de alguna biblioteca pública.

Para leer un libro digital necesitarás un dispositivo en el que leer —suena lógico, ¿verdad?—, y es aquí donde comienzan los problemas.

De entrada hazte a la idea de que si tienes un Kindle esto ya no te interesa más, puedes dejar de leer, porque no vas a poder leer estos libros en el Kindle. Hala, ya está. No es muy grave, la verdad, el Kindle es solo el lector de libros más vendido (probablemente el mejor también), el que tiene la mayoría de la gente…

Si tienes un lector de libros digitales, no una tablet, un lector de libros, un e-reader de tinta electrónica —de los que no son en colores, para que nos entiendas—, necesitas tener instalado en un ordenador un programa, el Adobe Digital Editions, y conectar tu lector por cable USB, para poder pasarle los libros —en la plataforma de las bibliotecas te explican cómo en el manual en PDF.

Si tienes tablet, y lees en ella, ésta resulta ser la mejor opción de todas. eBiblio ha creado una aplicación para tablets y móviles tanto para iPhone y iPad como para dispositivos con Android (básicamente cualquier otro teléfono o tablet hoy en día). Igual que en el caso de la página web —que hay una página por cada comunidad autónoma, hay una aplicación para tablet para cada comunidad autónoma1, así que deberás instalar una de la comunidad de la que tienes el carné. Usando esta aplicación no necesitarás instalar nada en un ordenador, ni hacer nada más que coger el libro en préstamo; este aparecerá automáticamente en tu dispositivo dentro de esa aplicación.

Una muestra de la instalación y funcionamiento de la aplicación eBiblio en un dispositivo con Android

Una muestra de la instalación y funcionamiento de la aplicación eBiblio en un dispositivo con Android

Si no tienes tablet, ni lector —o prefieres leer en el ordenador—, es fácil; desde la página web podrás visualizar los libros que has cogido en préstamo.

¿Cómo se cogen en préstamo los libros?

Primero tienes que rebuscar por tu casa el carné de biblioteca. Es ese cartoncito que te dieron en una biblioteca y que, —como el del gimnasio—, solo llevaste en la cartera la primera semana. Entonces miras a qué comunidad autónoma pertenece —probablemente sea la misma en la que vives, esta parte la tenías controlada ¿verdad? Una vez hayas recabado esta imprescindible información no, repetimos, no tires el carné todavía —lo vas a necesitar para el siguiente paso.

En la página de eBiblio puedes escoger tu comunidad autónoma. Una vez en la página que te corresponde tendrás que darte de alta con el número de tu carné —así que si no nos hiciste caso en el paso anterior, rebusca en la papelera y recoge el carné de la biblioteca, venga, desastre.

Cuando hayas navegado por el catálogo y escogido el libro que quieres, presionas el botón de Tomar en préstamo y ya está; estará en tu cuenta —y en tu aplicación eBiblio en la tablet, si es que usas este método, si no podrás verlo en el navegador o descargarlo para pasarlo a tu lector de libros usando el programa Adobe Digital Editions.

Podrás leer ese libro durante 21 días. Este tiempo puede variar según cada biblioteca; curiosamente, si son 21 días, son 21 días. En la ayuda dice claramente que se pueden realizar «devoluciones anticipadas» (muchas gracias) pero que no podrás devolverlo antes de tiempo si has «superado el máximo de 3 devoluciones anticipadas en los últimos 30 días»; en otras palabras: si devuelves los libros antes de cumplirse los 21 días, te castigan por leer rápido y querer coger otro, así que te chinchas y esperas 21 días; aquí no queremos que leas muchos libros al mes, básicamente solo uno o dos cada 21 días, no te empaches.

Vídeo informativo de eBiblio

En el vídeo puedes ver que, excepto por el engorroso asunto de instalar en un ordenador Adobe Digital Editions, el proceso es bastante simple —igual no te has enterado bien en este vídeo porque, si no tienes costumbre de ver cine español, no habrás entendido la manera de vocasilar del attor essanniol questa naranndo alos ciuda-anos.

¿Qué libros puedo leer?

¿En serio? ¿Te tenemos que llevar de la mano también a la biblioteca para que te saques el carné? Cómo eres…

Venga, vamos recomendarte cinco libros del catálogo en castellano de eBiblio, que no se diga:

  1. Tres historias europeas
  2. Los pasos que nos separan
  3. Demonios familiares
  4. El gran frío
  5. Un buen detective no se casa jamás

Hitler se entera del desastre que es Libranda

En defensa de Libranda diremos que Hitler se lo ha tomado todo siempre a la tremenda, pero algo de razón tiene… espera, ¿le acabamos de dar la razón a Hitler?

¿Conocías este servicio? ¿tienes pensado usarlo? ¿no te ha encantado cómo pronuncia ciuda anos el artista narrador del vídeo?

Notas

  1. Porque la otra opción, que solo haya una aplicación y en ella escojas de qué comunidad autónoma eres, quebrantaría el Principio Básico de la Tecnología Española: hacer las cosas sin pensar.