Con una narración increíblemente fluida que parece hilvanar un párrafo con otro sin que nos demos cuenta, la acción se sitúa, principalmente, en los barrios de Santa Coloma de Gramenet, una ciudad que en esta ocasión será el personaje secundario de la historia y que vamos a acabar conociendo aún mejor que a la protagonista.

La Estrella es una medallita de la Virgen de la esperanza color ilusión. Tiene ganas de vivir, de soñar, de bailar, sobre todo de zapatear.

Tuitea

Estrella es una chica de barrio que sabe sacarle el jugo a lo que la vida le entrega a pesar de que sus cartas no son siempre las mejores. A lo largo de los doce capítulos veremos cómo se enfrenta a las subidas y bajadas de su vida amorosa afrontándolas siempre con una resignación sana.

Cantaron a palo seco y con el gaznate reseco, juntos pero sin más acompañamiento que la soledad. ¡Un!, dos, tres, cuatro, cinco, ¡seis!, siete. Palabritas como deblas, carceleras sus miradas, martinetes los latidos de su corazón.

Tuitea

Independientemente de la trama, esta novela se disfruta por el precioso lenguaje que la autora utiliza durante toda la narración; el lenguaje empleado en la novela está perfectamente adaptado a la historia; no solo los personajes tienen el registro correcto, hasta la voz narradora tiene su propio registro original y perfectamente integrado en la historia que cuenta.

Sin duda lo más destacable es la inmersión total en el ambiente de los protagonistas, conseguida gracias a un texto repleto de giros, expresiones, y descripciones que son parte de la historia, así como lo es la música, parte integral de la novela, que ayuda a los personajes a comunicarse entre ellos y con nosotros y, como en un buen musical, la letra de cada canción avanza la trama en lugar de pausarla.

Al contrario de lo habitual, narración e historia están tan íntimamente ligados que no podríamos cambiar el escenario ni la condición de los personajes y mantener la voz narradora.

Belén Carmona ha conseguido describir un universo que, a primera vista, puede parecer aburrido e intrascendente, de una manera entretenida y emotiva, y con un uso del lenguaje que hace una delicia su lectura.

Compra ya La Estrella, de Belén Carmona

Portada de la primera edición de La Estrella
La EstrellaBelén Carmona

La Estrella es una mujer alegre, positiva, con mucha luz y muy resultona. Le encanta bailar y cantar. Y tiene ese no sé qué. Tiene gracia. Tiene duende. Tiene… estrella.

Pero la Estrella no brilla. A sus cuarenta años, convive con una sensación de vacío mientras se dedica a dar su «Alegría 24 horas» hasta a los muertos. Vive sus días entre la jornada laboral como «quitamierda» del depósito de cadáveres de Santa Coloma de Gramenet, la Santaco de su corazón, y escuchando Radio Tele-Taxi FM y Olé, la emisora de su admiradísimo Justo Molinero. Se anima recordando sus noches de discoteca, sus amores imposibles con chicos del barrio y su paso por el programa Gente Joven, donde a punto estuvo de triunfar con una imitación de Carmen Amaya. La Estrella está sola. Los hombres de su vida nunca han estado a la altura de sus tacones y siempre ha tenido que acabar dándoles puerta. Pero ya se ha hartado de tanta siesta y, aquí y ahora, con valentía, piensa hacer victoriosa reina maga 3 en 1 a su niña interior, liberarse de veras, dándole vidilla a su corazón.

Esta es la historia de una mujer que ha creído encontrar el amor muchas veces, pero siempre le ha salido rana. Ahora se enamora de la VIDA, se regala AMOR, baila por ALEGRÍAS de vivir, ahora elige ser FELIZ. Su camino es una esperanzadora «rumba-novela» rematada en compás flamenco de doce tiempos. Taconeando, pisando fuerte con mucho duende, con todo su arte y el poderío de su infinita energía. Vibrando con mucha magia, con toda el alma, al ritmo que le marca su corazón, la mujer de la limpieza del depósito de cadáveres logrará brillar con fuerza, convertirse en la Estrella de Santaco. ¡Ole tu estrella!