El Espectador (Colombia)
“Para llegar ahí tuve que librar una lucha ardua, había tanta crítica para quienes queríamos lanzarnos, o en la política o en la literatura, y eso nos angustiaba mucho, nos culpabilizaba y nos desgarraba”, confiesa esta escritora de 75 años,