La escritora reusense Isabel Olesti baja hasta la húmeda Rambla de 1982, con travestis y hombres enigmáticos, en su nueva novela «La pell de l’aigua» (Proa), cuyo hilo conductor es una mujer que proviene de las tierras del Ebro y que ha