Montserrat del Amo (Madrid, 1927-2015) nos dejó el pasado jueves :(. Fue una de las escritoras pioneras de la literatura infantil y juvenil en España, y una de las voces que más jugó con las narrativas y las temáticas.

Recibió los premios más importantes de la literatura infantil y juvenil, y creemos que el orden en el que los recibió es significativo: fue mencionada para la segunda edición del premio internacional Hans Christian Andersen, la tercera persona en obtener el Lazarillo y la primera en recibir el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil; esto no solo habla de su calidad, también de su constancia y su prolífica carrera.

[Dentro de 100 años] Creo que hablarán de mi dedicación a la literatura. Espero que no digan «a la literatura infantil», sino a la literatura.

Tuitea

Su muerte ha pasado desapercibida para todo el mundo, en realidad es posible que la única razón por la que un puñado de personas nos hemos enterado es por un tuit de Sara Moreno (a la que agradecemos esto y más):

Montserrat del Amo y Gili nació en Madrid el 15 de junio de 1927. La menor de nueve hermanos, se crió en una familia en la que la literatura estaba muy presente, sus abuelos paternos eran los editores Gregorio del Amo y Gustavo Gili, y no era raro en el hogar familiar recitar poesía y teatro. Con la llegada de la Guerra Civil su asistencia a la escuela se vuelve infrecuente, algo que aprovecha para dedicarse con fruición a la lectura.

Terminada la guerra ingresa en la Escuela Superior de Comercio y estudia el grado de Perito Mercantil; además, en la imprenta familiar, aprende a ser cajista, y es allí, en la imprenta Hijos de Gregorio del Amo donde publicará sus primera obras, comenzando con Hombres de hoy, ciudades de siglos en 1948. Esta primera novela, ya orientada a un público juvenil, tratará el tema de los vencidos en la II Guerra Mundial.

Comienza a colaborar en la revista Letras con poemas y cuentos para adultos y, ya en 1953, arranca su colaboración de cuentos juveniles en la revista —dirigida por Montserrat SartoVolad, revista de las muchachas inteligentes. Escribirá también, durante el grueso de su carrera, en diversas revistas como Senda, revista para la mujer, Molinete, Banda azul o Bazar.

En los cincuenta publica todas sus obras en la editorial Escelicer, destacando Patio de corredor (1956), novela con la que obtiene el Premio Abril y Mayo ese año —revisada en su reedición en 2002—, y que iniciará su prestigio en la literatura infantil y juvenil al entrar en la lista de honor del Premio Hans Christian Andersen de 1958; y dos años después se ve reforzado el reconocimiento a su calidad como escritora al recibir el Premio Lazarillo por Rastro de Dios, novela en la que estrena a su personaje «El Sentao», un ángel que reaparecerá en dos novelas más.

Apasionada de la literatura oral, comienza a recibir encargos de bibliotecas para contar cuentos, esta labor, en la que se convertirá en una maestra, continuará marcando su carrera hasta sus últimos días, y será sujeto de su labor ensayística, así, a petición del Servicio Nacional de Lectura, publica en 1964 La hora del cuento, un ensayo sobre la iniciación la lectura y los cuentos orales que actualizará en siguientes ediciones y que hoy en día sigue siendo un referente.

Para Televisión Española escribe el guión de la adaptación de su obra Patio de corredor. En un principio le piden cuatro capítulos, pero acabarán solicitando un capítulo más y así escribe la historia El concurso. Se emiten los capítulos de media hora los sábados desde el 12 de junio al 24 de julio de 1965. Su otra incursión en la televisión será con Zuecos y naranjas, obra de teatro infantil de una hora en televisión española el 27 de octubre de 1968.

En 1972 comienza su serie de literatura juvenil más famosa, protagonizada por los «Blok»; expandiendo uno de sus personajes, protagonista de docenas de relatos de la revistaBazar: «Tere Blok», que se mudará con su hermano a un bloque nuevo y entablará amistad con Mari Pili y Rafa y formarán un pandilla que correrá diferentes aventuras a lo largo de nueve novelas publicadas en la década de los 70; desde Aparecen los Blok (1972) hasta Excavaciones Block (1979).

Ingresa en la Universidad Complutense de Madrid y en 1976, a los 49 años de edad, obtiene la licenciatura en Filosofía y Letras, especialidad de Literatura Hispánica —trabajará como profesora de Lengua y Literatura en el colegio Santa María de las Nieves hasta 1986, cuando decide dedicarse ya plenamente a la literatura.

El Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil le llega en 1978 con El nudo un libro innovador con tres historias, en el que la central es un conjunto de páginas en blanco para que quien lo lea rellene el nudo de la historia.

Fue una de las escritoras pioneras en tratar la interculturalidad en sus obras y llevarlo así a la gente joven. Desde los ochenta en adelante se puede decir que centró más su carrera en los cuentos orales y la ficción intercultural.

Siempre interesada por diferentes maneras de contar cuentos, estrena el cuento poético La noche en 1994 con música del compositor José de la Vega.

Una de sus series de cuentos infantiles más interesante se basó en narrar canciones infantiles populares, desarrollando una historia a partir de unos simples versos tradicionales, como en Al pasar la barca (2004), Cucú cantaba la rana (2005), Al alimón (2007) o El cocherito leré (2007).

Falleció a los 87 años en su Madrid natal el 26 de febrero de 2015.

Portada de la primera edición de El nudo
El nudoMontserrat del Amo
  • Juventud S.A.
  • 1978
  • 84-261-1691-4
  • Español
  • Cuento
  • 87pp.

Una novela de revolucionaria estructura sobre lo absurdo de la guerra y la capacidad de entendimiento entre los pueblos.

Estructurada en tres partes; la central, el nudo, está en blanco, para que quien la lea escribe el núcleo del cuento.

Portada de la primera edición de Cucú, cantaba la rana
Cucú, cantaba la ranaMontserrat del Amo
  • Pearson Educación
  • 2005
  • 978-84-205-5039-8
  • Español
  • Novela
  • 48pp.

A la salida del colegio, Rafa se planta en la acera, junto al semáforo de la plaza. Allí espera a que su madre vaya a buscarlo. Mientras el semáforo cambia y la gente va y viene, Rafa habla con todo el mundo y vive una pequeña aventura en la que hará grandes amigos.

Una historia basada en la homónima canción popular infantil.