Unas preguntas para Belén Carmona sobre su última novela, La Estrella.

Cuéntanos un poco la historia de cómo llegó La Estrella desde tu imaginación hasta este libro recién publicado.

La Estrella llegó a mí, mientras yo me buscaba a mí misma, hacía mis sueños realidad, haciendo cosas que amo: escribir, bailar… Comencé a tomar clases de flamenco y descubrí el gran potencial que tiene este arte con tanto duende como herramienta de crecimiento personal. Entonces comencé a concebir a una heroína que lograra recorrer su viaje interior a través del flamenco. Dando rienda suelta a mi intuición, sentí que esa persona sería una mujer de Santa Coloma de Gramenet (=Santaco), que reflejara el gran potencial que tiene todo ser humano de ser feliz y de hacer sus sueños realidad: la ESTRELLA que todos tenemos dentro, y que la Estrella de Santaco lograría brillar con luz propia.

En esta novela la voz narradora parece parte de la historia, está metida de lleno y, parece disfrutar contando la historia ¿buscabas esa complicidad?

Escribir La Estrella ha sido para mí bailar con la escritura. Me encanta que ahora muchos lectores me digan que sienten que también bailan con la lectura de La Estrella. Crear para mí es la excusa perfecta para explorar diferentes mundos, así que con La Estrella emprendí todo un camino musical por la diversidad de los palos flamencos, la tecno rumba, la copla, la rumba catalana, los hits italo disco spaghetti dance del Styloo de Santaco, la “Alegría 24 horas” de Radio Tele-Taxi, las músicas de otras culturas fusionadas con el flamenco y la rumba…. y así profundicé en cómo se expresan a través de todos estos ritmos diferentes emociones humanas, y en concreto los contrastes entre los mensajes de estas canciones relacionados con la dependencia emocional, frente a los que expresan el AMOR verdadero. He disfrutado al máximo de todo ese recorrido, pasito a paso, documentándome musicalmente y escribiendo al compás de las diferentes músicas con las que crecí, y según me dicen, ahora se reflejan ese disfrute y esos ritmos en la narración. Así que me alegró mucho leer una preciosa reseña de una lectora, también escritora, que dijo que leyendo la novela se había arrancado a palmear y hasta a marcarse un zapateao, mientras, según ella,  un olé salía desde lo más profundo de su alma, porque a mí misma también me ocurría mientras la concebía al son de tanta riqueza musical. Es como si el duende nos sacara a bailar a los lectores y a mí. Por tanto, no es que haya buscado esa complicidad, simplemente me he arriesgado a hacer lo que me gustaba, me he dejado llevar, bailando a mi manera. Además, como muy sabiamente expresó Lorca, un escritor “es el medium a través del cuál se expresa la naturaleza”. Así que La Estrella es un regalo que estamos recibiendo y compartiendo los lectores y yo.

La acción transcurre en Santa Coloma de Gramenet, cuya cultura es tanto o más un personaje de la obra ¿es la Estrella una excusa para hacerle un homenaje a Santa Coloma?

La Estrella es un canto a la VIDA, porque yo soy una enamorada de la vida aunque a veces duela. Siendo Santa Coloma el lugar donde nací y crecí, también ha sido una declaración de amor a ese universo de colores en el que di mis primeros pasitos, y sobre todo un homenaje a la gente de Santaco, digna y luchadora, que es lo mejor de ese lugar que para mí es un reflejo del mundo en pequeño. En realidad todo el mundo es especial, todo el mundo tiene estrella y me ha hecho sentir muy feliz expresarlo haciendo brillar la buena estrella de Santaco.

El flamenco es un vehículo para contar la historia, desde los títulos de los capítulos hasta cómo los personajes se cuentan, se cantan, las cosas mediante el flamenco. ¿Qué te permitía este recurso?

En la época en que estuve escribiendo la novela, estaba aprendiendo a bailar flamenco, así que mi camino creativo me retaba a estar más atenta y concentrada, totalmente en el aquí y el ahora mientras bailaba, me alentaba a profundizar en mi propia vivencia personal con el baile y así a su vez a poder expresar mucho más a través de la escritura. También escribía al ritmo de los diferentes palos flamencos, así como de los otros ritmos del caleidoscopio musical que refleja La Estrella, para dejarme llevar musicalmente por las emociones que quería expresar. En realidad, el viaje emocional de La Estrella es un viaje musical, y el flamenco se convierte en el alambique a través del cual la Estrella logra su transformación interior, la alquimia de su corazón.

Adoro el flamenco, merece su reconocimiento como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, pues es un gran símbolo de la concordia, es un tesoro lleno de joyas procedentes de diferentes culturas, es un precioso fruto de la fertilidad multicultural, con su dolor y sus alegrías, como el corazón de La Estrella. Y ella recorre su retorno al origen desde el dolor desgarrado del quejío flamenco hasta bailar por alegrías, con la alegría de vivir de su niña interior y también de las músicas de la India en las que también se enraíza el flamenco, que además, afortunadamente, sigue evolucionando sin fin con el corazón bien abierto de par en par.

Has participado en la adaptación a guión cinematográfico de tu novela ¿qué tal ha sido la experiencia?

La experiencia ha sido fascinante. He aprendido muchísimo. Me ha encantado trabajar con Alberto Aranda, coguionista y director de la película, y juntos hemos logrado partir de un mismo corazón y alma de La Estrella novela, para hacer brillar con luz propia a su “hermana melliza”, La Estrella película, pues cada una baila su propia coreografía, a su ritmo y a su compás.

¿Se sabe ya cuándo «veremos» a la Estrella? ¿Habrá alguna sorpresa en la película con respecto a la novela?

Seguramente se estrenará en el Festival de Cine de Málaga o en el Zinemaldia de San Sebastián 2012. Aunque todos soñamos con un preestreno con alfombra roja en Santaco.
Sí, habrá muchas sorpresas en la película respecto a la novela, pues en el guión nos hemos atrevido a dejar volar La Estrella, creando una nueva subtrama, y me encanta haber dado rienda suelta a nuestra libertad creativa y a la del resto del equipo de la película, a través de un lenguaje diferente. Como decía, todo el mundo es único y especial, todo el mundo tiene estrella, así que estoy muy feliz de que La Estrella película y novela sean diferentes. Y, además, el film cuenta con cameos con mucho duende, como el del también colomense, Muchachito Bombo Infierno, y con un reparto estelar con muy buena estrella.

Compra ya La Estrella, de Belén Carmona

Portada de la primera edición de La Estrella
La EstrellaBelén Carmona

La Estrella es una mujer alegre, positiva, con mucha luz y muy resultona. Le encanta bailar y cantar. Y tiene ese no sé qué. Tiene gracia. Tiene duende. Tiene… estrella.

Pero la Estrella no brilla. A sus cuarenta años, convive con una sensación de vacío mientras se dedica a dar su «Alegría 24 horas» hasta a los muertos. Vive sus días entre la jornada laboral como «quitamierda» del depósito de cadáveres de Santa Coloma de Gramenet, la Santaco de su corazón, y escuchando Radio Tele-Taxi FM y Olé, la emisora de su admiradísimo Justo Molinero. Se anima recordando sus noches de discoteca, sus amores imposibles con chicos del barrio y su paso por el programa Gente Joven, donde a punto estuvo de triunfar con una imitación de Carmen Amaya. La Estrella está sola. Los hombres de su vida nunca han estado a la altura de sus tacones y siempre ha tenido que acabar dándoles puerta. Pero ya se ha hartado de tanta siesta y, aquí y ahora, con valentía, piensa hacer victoriosa reina maga 3 en 1 a su niña interior, liberarse de veras, dándole vidilla a su corazón.

Esta es la historia de una mujer que ha creído encontrar el amor muchas veces, pero siempre le ha salido rana. Ahora se enamora de la VIDA, se regala AMOR, baila por ALEGRÍAS de vivir, ahora elige ser FELIZ. Su camino es una esperanzadora «rumba-novela» rematada en compás flamenco de doce tiempos. Taconeando, pisando fuerte con mucho duende, con todo su arte y el poderío de su infinita energía. Vibrando con mucha magia, con toda el alma, al ritmo que le marca su corazón, la mujer de la limpieza del depósito de cadáveres logrará brillar con fuerza, convertirse en la Estrella de Santaco. ¡Ole tu estrella!