Seguimos hablando de textos apócrifos; aquellos que se atribuyen a una persona pero no son suyos. Si la otra vez decíamos que se estaba empezando a compartir por las redes sociales un poema, supuestamente de Sor Juana Inés de la Cruz, que en realidad no es suyo, ahora vamos a hablar de otra monja a la que se le ha adjudicado una cita preciosa pero que no dijo.

Lee «Textos apócrifos de escritoras I: Sor Juana Inés de la Cruz»

Este año celebramos el V Centenario del nacimiento de Teresa Sánchez de Cepeda, más conocida como Teresa de Ávila, y más aun como Santa Teresa de Jesús, y una de las frases que más se están usando para hablar de ella y que, de hecho, es una de las citas más usadas sobre la lectura en general, es esta:

«Lee y conducirás, no leas y serás conducido»
—Anónima, atribuida erróneamente a Santa Teresa de Jesús.

No, esa frase, citada siempre así, no es de Teresa Sánchez, o más bien, no hay ninguna prueba de que la haya dicho jamás. No aparece en ninguno de sus escritos ni aparece en ningún escrito de su época atribuyéndosela a la escritora de Ávila.

A pesar de que se cita continuamente esta frase, nadie sabe de dónde procede, así que nunca se acompaña de una referencia; excepto en algunos casos raros en los que se menciona el Libro de las Constituciones, pero no, la cita no aparece en ese texto —ni en ningún otro de la escritora.

Es más, aunque en el 99,9% de las veces que se cita, la frase es así de breve —incluso en entidades relacionadas con la autora—, resulta que en la Universidad Católica de El Salvador, nos encontramos con esta cita —siempre atribuida a Santa Teresa: «Lee y conducirás, no leas y serás conducido sin saber ni a dónde ni el porqué».

No es nada extraño por otra parte; numerosas leyendas rodean a la escritora e incluso algún que otro libro se ha compilado con textos que más tarde se han demostrado escritos por otra gente y adjudicados a Teresa Sánchez, o readaptados de otros escritos de otra gente —e incluso anteriores al nacimiento de la autora.

Aún así no encontramos la procedencia de la frase ni su autoría, pero lo que parece claro es que de Santa Teresa de Jesús, no es.

¿Conoces más citas apócrifas?