La escritora barcelonesa Vanessa Montfort ha ganado el XI Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza 2015 con la novela La leyenda de la isla sin voz.

A esta edición se presentaron 46 novelas de entre las cuales el jurado, formado por Espido Freire, Jesús Maeso de la Torre, León Arsenal, Almudena de Arteaga, Juan Bolea y Javier Lahoz, ha elegido esta novela, protagonizada por el escritor inglés Charles Dickens, destacando su «calidad literaria» y la «brillante reconstrucción de los personajes históricos y del Nueva York del siglo XIX».

El premio se entregará oficialmente el 28 de mayo en el Ayuntamiento de Zaragoza.

En sus once convocatorias el galardón internacional que otorga el Ayuntamiento de Zaragoza, solo había caído en otra mujer, Ben Pastor, de nacionalidad italiana, con lo que Vanessa Montfort es la primera escritora española en recibirlo.

Vanessa Monfort (Barcelona, 1975), está licenciada en Ciencias de la Información. Como dramaturga ha estrenado obras y adaptaciones tanto en España como en el extranjero. Con su novela El ingrediente secreto obtuvo el XI Premio Ateneo Joven de Sevilla en 2006 y con Mitología de Nueva York el Premio Ateneo de Sevilla en 2012.

Portada de la primera edición de La leyenda de la isla sin voz
La leyenda de la isla sin vozVanessa Montfort

Un joven escritor inglés llega a Nueva York: Charles Dickens tiene sólo treinta años pero ya se ha convertido en el novelista más célebre de su tiempo.

Viaja para encontrarse con sus contemporáneos Washington Irving y Edgar Allan Poe, sin embargo al llegar a su hotel recibe un misterioso anónimo que le invita a visitar la isla de Blackwell.

Allí será recibido por las oscuras autoridades de La Isla y por la enfermera Radcliffe, una joven comprometida y soñadora, que será su compañera en esta aventura. Poco a poco se irán desvelando las peligrosas tramas de corrupción y crueldad de Blackwell y por qué, en una de las primeras fotografías de la época, el escritor aparece rodeado de un variopinto grupo de reclusos, huérfanos y locos que se atrevieron a soñar con la libertad, a pesar de estar confinados frente a la ciudad que se convertiría en su símbolo.