Laila Ripoll y Mariano Llorente han obtenido el Premio Nacional de Literatura Dramática 2015, por la obra de teatro El triángulo azul. Al  jurado del galardón otorgado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte le ha gustado la pieza teatral «por su calidad literaria, una sólida estructura dramática y la relevancia del tema: la experiencia vivida por los republicano españoles en el campo de exterminio de Mauthausen, su resistencia y su testimonio”.

El triángulo azul se estrenó en el Centro Dramático Nacional el 25 de abril de 2014 y estuvo dirigida por la propia coautora.

Laila Ripoll (Madrid, 1964) es la cuarta mujer en recibir el prestigioso premio nacional. Está licenciada por la Real Escuela Superior de Arte Dramático (RESAD), titulada en Pedagogía Teatral y amplió su formación teatral con Miguel Narros, Josefina García Aráez o María Jesús Valdés.

Ha recibido el Premio Ojo crítico de Radio Nacional de España, el Caja España de Teatro, el José Luis Alonso de la Asociación Torrejón —dos veces—, el Artemad y el Premio Max al mejor autor teatral en castellano. En 1991 fundó junto con Mariano Llorente, José Luis Patiño y Juanjo Artero la productora Micomicón. A través de esta compañía ha dirigido diferentes espectáculos teatrales.

Es autora de obras como Basta que me escuchen las estrellas, Cancionero republicano, Los niños perdidos, Atra Bilis (cuando estemos más tranquilas), La ciudad sitiada y Los niños perdidos. Su obra ha sido traducida al francés, rumano, portugués, italiano, griego, inglés y euskera.

Portada de la primera edición de El triángulo azul
El triángulo azulMariano LlorenteLaila Ripoll
  • 2014
  • Español
  • Teatro

Los españoles fueron los primeros en entrar en Mauthausen y los últimos en salir. Ningún gobierno se preocupó de si estaban vivos o muertos y tuvieron que lucir el distintivo azul, el de apátrida, porque el gobierno de Franco así lo decidió. Gracias a los muchachos españoles se pudieron sacar del campo las fotos que sirvieron como pruebas en los juicios posteriores...

Siete mil españoles pasaron por Mauthausen. Los que sobrevivieron no llegaron a dos mil...

Hace ya sesenta años y todavía, a día de hoy, ni un triste monolito en nuestro país recuerda a los miles de españoles que dieron su vida por la libertad, asesinados por los nazis en el campo de concentración de Mauthausen.