Dos editoriales han dedicado colecciones para publicar biografías de mujeres. Ediciones del Orto con su Biblioteca de Mujeres (1996–2012) y Eila editores con su Biografías de mujeres (2009–).

Detrás de Eila editores se encuentra la Asociación Matritense de Mujeres Universitarias (AMMU), una asociación heredera de la tradición comenzada en los años 20 por la Asociación Española de Mujeres Universitarias (AEMU) de la que formaron parte Clara Campoamor y María de Maeztu y que, paralizada durante la Guerra Civil, resurge en los años 50 con mujeres como Soledad Ortega o Jimena Menéndez-Pidal. Se disuelve en 1990 y desaparece así el movimiento hasta que en 2002 en Bilbao, luego Álava y Madrid (AMMU), forman sus propias asociaciones.

Entre las actividades de la asociación madrileña se encuentra la propagación del conocimiento de la labor de las mujeres en la sociedad, algo que culmina en la creación, a través de Eila editores, de la colección Biografías de mujeres, que en sus 26 libros, hasta la fecha, ha traído al primer plano vidas de pintoras, matemáticas, políticas, químicas, revolucionarias o escritoras.

Y además lo ha hecho de la mano de gentes conocedoras de cada personaje; solo en el campo de la literatura tenemos a Ana Rodríguez Fischer, probablemente la máxima autoridad sobre Rosa Chacel, escribiendo la biografía de la autora vallisoletana; y en el caso de María Zambrano, una experta en la filósofa como es María Luisa Maillard.

Hablamos con Eila Editores

Y no mencionamos a María Luisa Maillard por casualidad, es la presidenta de AMMU y hemos hablado con ella sobre la colección Biografías de mujeres.

De una asociación de mujeres universitarias a un proyecto editorial de biografías de mujeres ¿cómo surgió la iniciativa?

Habida cuenta de que somos una Asociación sin subvenciones y de que la mitad del dinero de las cuotas de las socias se encamina a pagar nuestra pertenencia a FIMU, teníamos limitadas nuestras opciones. Pensamos entonces que la mejor manera de contribuir a la dignificación de las mujeres era mostrar que, desde el momento en que accedieron a la educación, no hubo un terreno del conocimiento en el que no destacaran. Pero además, la biografía de estas mujeres nos ha enseñado mucho. Por ejemplo nos ha enseñado cómo muchas de ellas, habiendo igualado en logros a los hombres, algunas recibiendo el Premio Nobel, aportan un elemento diferencial que enriquece el mundo: la valoración de la intuición, la preservación de la Naturaleza, la preocupación por la ética y los valores. Dice, por ejemplo, Rita Levi Montalcini que el mayor grado de la evolución del Homo Sapiens fue la diferenciación entre el bien y el mal; y filósofas como María Zambrano y Simone Weil se niegan a relegar el corazón del trabajo del pensamiento.

¿Os llegan las biografías o las encargáis? 

La editorial no tiene ánimo de lucro, pero tampoco tiene subvenciones —aunque en su momento las solicitamos. La colección sale adelante con el trabajo gratuito de las socias y sólo amortizamos lo que nos cuesta la imprenta para poder sacar la siguiente biografía.

Hay muchas vidas de mujeres importantes por rescatar del olvido ¿cuáles te gustaría ver publicadas?

Como bien dices, el territorio es inabarcable. Procuramos mantener un cierto equilibrio entre españolas y extranjeras; pero como pertenecemos a una Federación Internacional, damos cabida a todas las corrientes y a todas las culturas. Yo puedo tener preferencias, por ejemplo, estaba muy interesada en la biografía de la Pardo Bazán porque me parece una mujer a destacar en una pluralidad de direcciones.

Nuestras socias tienen prioridad a la hora de elaborar biografías, pero también aceptamos otras opciones. Hasta el momento, nunca nos han faltado manuscritos. Y es el autor quien escoge a la mujer biografiada porque debe haber un entusiasmo por el personaje. No podemos encargar biografías porque no podemos pagarlas; pero ya te dije que son los autores quienes escogen porque son los que van a defender a la biografiada.

¿Cómo ves a vuestro público?

Desconocemos qué tipo de público accede a nuestra colección porque nuestros libros no suelen estar presentes en las librerías, aunque sí recibimos apoyo de las Librerías de Mujeres. Supongo que hay un boca a boca, aunque hay algunas Instituciones —Bibliotecas, Universidades, Institutos— que nos han comprado la colección. En un principio pensamos en los jóvenes; pero nos ha sido imposible introducirnos en los Institutos. Las presentaciones nos sirven para difundir la obra de mujeres que, en algunos casos, son desconocidas. Fue el caso de Alfonsa de la Torre, excelente poeta, cuyo nombre había desaparecido del panorama literario español. Gracias a su biografía, en Cuéllar, su pueblo natal, ya tiene una calle, una sala en el Ayuntamiento y un concurso de cuentos.

Primero hay que poder investigar una vida, después escribir la biografía, luego publicarla, y ahora queda el que llegue a la gente ¿qué problemas encuentras en este último paso, y cómo crees que se podrían arreglar?

Evidentemente no tenemos acceso al gran público. Es muy difícil competir con las grandes multinacionales y con los libros subvencionados. No veo solución.

Alguno de vuestros libros está en edición digital ¿cómo ves este medio para esta colección?

Vendemos más en papel que en edición digital.

¿Sabes ya qué próxima biografía vais a publicar?

Nuestras próximas biografías, que ya están elaborándose y algunas en edición son: Ana de Jesús, Aparna Sen, Silvia Plath, María de Zayas y Sotomayor y Carmen Martín Gaite.

Vidas de escritoras en la colección Biografías de mujeres

Portada de la primera edición de Vida de Emilia Pardo Bazán
Vida de Emilia Pardo BazánInés Alberdi

Emilia Pardo Bazán (1851-1921) no fue sólo una de las máximas representantes del realismo y naturalismo literario español, con obras como Los Pazos de Ulloa y Madre Naturaleza; sino una pionera en la defensa de los derechos de la mujer y, de forma especial, de su derecho a la educación. En los Congresos Pedagógicos, en artí culos y en tertulias alzó su voz contra todas las limitaciones que sufrían las mujeres en su época. Independiente, vitalista, buena conversadora vivió de acuerdo con sus principios, negándose a retirar su libro La cuestión palpitante, en defensa de Émile Zola, lo que le costó una separación amistosa de su marido. Se le negó el acceso a la Real Academia Española, pero logró una cátedra y la Presidencia de la Sección Literaria de Ateneo de Madrid.

Portada de la primera edición de Vida de Clara Campoamor
Vida de Clara CampoamorMariana del Rosario Díaz

La vida de Clara Campoamor (1888-1972) es la de una mujer fuerte y digna, que hizo frente a circunstancias adversas y defendió sus convicciones por encima de sus intereses personales. Sus orígenes humildes postergan sus estudios de bachillerato hasta los 33 años, y en apenas cuatro, obtiene la licenciatura en Derecho. Como abogada, periodista y diputada defenderá los derechos de la mujer y el niño, y en 1931 será la máxima responsable en el logro del derecho al voto de las españolas, en agria disputa con las izquierdas y la diputada Victoria Kent. Este éxito supuso su posterior ostracismo político, que ella reflejó en su libro El voto femenino y yo: mi pecado mortal. Se exilió a La Argentina en 1936, dejando un testimonio único sobre la confrontación española en su libro: La revolución española vista por una republicana.

Portada de la primera edición de Vida de María Moliner
Vida de María MolinerAsunción Pilar Rubio

Al evocar el nombre de María Moliner, una palabra aflora en el horizonte de nuestra memoria: diccionario. Pero el Diccionario de uso del español –su obra magna escrita en soledad y reconocida por escritores universales, que avaló su candidatura frustrada a la Real Academia Española– es sólo la punta del iceberg de una pasión por las palabras amalgamada con una voluntad de titanes por una mujer de una gran calidad humana y profesional. No es resquemor por el olvido de una labor dilatada y silenciada lo que descubrirán nuestros lectores al desgranar las páginas de este libro, sino admiración y reconocimiento por la contribución a la socialización de la cultura de nuestra profesora, filóloga y lexicógrafa, trazada en su Plan de Bibliotecas y en las lecturas de las Misiones Pedagógicas, cuya acción solidaria hizo felices a los campesinos españoles, ignorantes del progreso, alejados, olvidados y escondidos en aquel ignoto mundo rural de la primera mitad del siglo XX.

Portada de la primera edición de Vida de María de Maeztu
Vida de María de MaeztuConcha D'Olhaberriague

María de Maeztu (1881-1948) es una mujer casi desconocida para los jóvenes. Hoy no se hacen idea de que la presencia femenina en las aulas universitarias fuera, cien años atrás, una rareza que podía provocar altercados de orden público. Tampoco es fácil que las chicas valoren que pueden estudiar, si lo desean, las mismas carreras que los chicos, viajar solas, participar en instituciones culturales o desempeñar cargos de responsabilidad. Ortega y Gasset, maestro de María, advirtió de que lo que diferencia al hombre del animal es ser heredero y no mero descendiente, y previno del peligro que comporta confundir lo cultural con lo natural y dar por garantizado lo que es tan sólo un trabajoso logro social fruto del esfuerzo y el tesón de unos pocos. Estas premisas y la gratitud a María dictaron el presente libro.

Portada de la primera edición de Vida de Soledad Ortega
Vida de Soledad OrtegaMaría Luisa Maillard

«Mi “circunstancia” contaba, entre tantas cosas que componen la de cada ser humano, con la herencia de un hombre, con todo lo que este significaba en nuestro país. Para “salvarla” en el sentido en que mi padre lo entiende- tenía que cumplir una tarea: la de potenciar y difundir al máximo su obra, su pensamiento, sus enseñanzas, al mismo tiempo que ponía a contribución el poder de convocatoria de ese nombre en pro de la cultura y la ciencia de nuestro país. Y así vine a crear la Fundación Ortega y Gasset y reemprendía la publicación de Revista de Occidente». Soledad Ortega

Portada de la primera edición de Vida de Rosa Chacel
Vida de Rosa ChacelAna Rodríguez Fischer

Considerada una de las más importantes escritoras de la literatura española del siglo XX, Rosa Chacel (Valladolid, 1898-Madrid, 1994) destaca por su obra narrativa, si bien ha escrito poesía y ensayo. Tanto por su experiencia propias –que transcurrió en paralelo a los grandes acontecimientos del pasado siglo- como por su indesmayable vocación intelectual y por una gigantesca memoria que es fuente y material de la escritura, Rosa Chacel ha forjado una vasta y plural obra, fecunda y deslumbrante, que cuenta entre sus títulos con las novelas Teresa, La sinrazón, Barrio de Maravillas, el ensayo Saturnal, la autobiografía Desde el amanecer y tres tomos diarísticos, Alcancía.

Portada de la primera edición de Vida de Carolina Coronado
Vida de Carolina CoronadoAsunción Pilar Rubio

Carolina Coronado, escritora y poeta, dejó su impronta en el siglo XIX pues fue pionera de la igualdad y abrió las puertas del mundo intelectual a las mujeres. Aguerrida y firme, la extremeña hizo girar el sentido de la Historia, al convertirse en brújula de su marido, el diplomático americano Justo Horacio Perry, a quien apoyó en el ejercicio de su profesión. Amante del progreso y de los inventos, emprendió junto a su esposo la aventura del cableado submarino trasatlántico con la ilusión de evitar en el futuro muchas guerras.

Amiga de la reina Isabel II y cortejada por la élite política y literaria, ofreció su salón, escenario de frecuentes tertulias, como un refugio del pluralismo ideológico. Con sus escritos y con la denuncia de sus versos, se rebeló ante las injusticias. Y su voz pudo oírse al otro lado del océano cuando, simpatizando con la causa del presidente Lincoln, abanderó la abolición de la esclavitud en América.

Portada de la primera edición de Vida de María Zambrano
Vida de María ZambranoMaría Luisa Maillard

¿Quién es María Zambrano? Ni más ni menos que la primera filósofa en lengua española, es decir, la primera mujer que dedicó su vida a la reflexión en España.

No sólo en España debemos esperar a los albores del siglo XX para contemplar este fenómeno. En la historia occidental, el terreno del pensamiento no ha sido abonado por mujeres y, cuando finalmente accedieron a este territorio “prohibido” a principios del siglo XX, no lo hicieron en un momento favorable; sino en el de la crisis de una razón que había guiado los pasos de la cultura occidental desde Grecia hasta Hegel.

María Zambrano, nacida en Vélez Málaga en 1904 y discípula de Ortega y Gasset, será una de estas pocas mujeres que, desde su vida y desde su obra, se enfrentarán no sólo al fenómeno del nihilismo, último tramo de la historia del pensamiento occidental; sino a aquellas ideologías que sembraron de muerte la historia del siglo XX: los totalitarismos. María Zambrano, desde su reflexión y desde sus propias vivencias –la Guerra española, el exilio, la Segunda Guerra Mundial– elaborará una antropología que, desde el mismo corazón de los grandes conflictos humanos libertad/necesidad; violencia/poder; estará guiada por la esperanza pero sin desdeñar la desgracia y el sufrimiento, es decir, la condición menesterosa del ser humano.

Algunos de su libros más importantes, Hacia un saber sobre el alma, El hombre y lo divino, Persona y democracia y El sueño creador.