Reseña de Memorias de Mercedes Formica

Mercedes Formica: Memorias

Mercedes Formica (pronunciado fórmica a pesar de no llevar acento por ser un apellido de origen italiano) fue una escritora y abogada española nacida en Cádiz en 1916.

Muy desconocida para la población española, Formica fue una de las personas que más hizo por la mujer española durante la dictadura franquista. Una de las tres primeras letradas colegiadas en España, consiguió en 1958 reformar decenas de artículos legales, y redactar una nueva ley (1966) para mejorar la situación de la mujer.

Formica es una figura difícil de encasillar. Adscrita a la Falange de Primo de Rivera, no exactamente la misma falange de la dictadura, algo que ella misma repudiaba, parece estar siempre caminando por una línea que separa a los fascistas de los liberales. Si somos capaces de dejar los prejuicios aparte, da la sensación de que Formica en realidad fue una persona muy juiciosa capaz de realmente tener una visión imparcial y crítica de ambos bandos de la guerra, de los vencedores y los vencidos.

Escribió cuatro tomos autobiográficos, Visto y vivido (1931-1937): pequeña historia de ayer (1982), Escucho el silencio: pequeña historia de ayer II (1984), que abarca de 1937 a 1947, y que ahora la editorial Renacimiento ha reunido en un único tomo: Memorias (1931-1947). Otros dos tomos completan la tetralogía: Espejo roto y espejuelos (1998) y Un aroma corrompido (inédita).

Estas Memorias, de no ser por dar una buena sensación de rigor en los datos, están más cerca de la novela histórica que de la autobiografía. La manera en la que la autora narra sus vivencias tanto desde antes, como durante y después de la guerra, proporcionan una lectura amena; quizás el defecto más curioso de este libro y la virtud más agradecida para el lector. No averiguaremos mucho sobre los sentimientos, a veces ni siquiera sobre los eventos, de la autora, pero desde luego nos acercará a las sensaciones e historias de gente conocida y desconocida de Formica, y nos pintará un cuadro intenso y lleno de matices de la vida en esa época convulsa de la guerra civil y comienzo de la dictadura.

Este libro nos a dará una visión muy equilibrada, nada partidista de esos años oscuros de la historia española y nos preparará para el siguiente tomo en la vida de esta mujer crucial en el desarrollo social de España, y en concreto del de la mujer.

 

  •  Portada de Memorias de Mercedes Formica

    Memorias (1931-1947)Mercedes Formica

    • Renacimiento
    • 2013
    • 978-84-8472-815-3
    • Español
    • Biografía
    • 487pp.

    Esta obra abarca unos años abismales de la historia de España; comprenden dos partes, la primera lleva por título Visto y vivido, y, la segunda, Escucho el silencio. Precisamente por su temprano compromiso con el movimiento falangista, la abogada, historiadora y novelista, fue relegada por unos y por otros, si se tiene en cuenta su pertenencia a una clase acomodada, y, a la vez, su actitud defensora de los derechos de la mujer, lo que al fin logró con la reforma del Código Civil.

    No le quepa la menor duda al lector que las nítidas evocaciones volcadas en estas páginas acerca de la caída de Alfonso XIII, la proclamación de la Segunda República, el estallido de la guerra civil y la primera posguerra, no pasan en absoluto inadvertidas, por lo que la revisión crítica de una época, acompañada de jugosos comentarios sobre sus usos y costumbres cotidianas, está ahora servida y al alcance de todos.

    No en vano este personaje fue retratado por la famosa fotógrafa de la Agencia Magnum, Inge Morath, en su visita a nuestro país; la propia abogada escribió: «En estos años la vida se había convertido en un bien frágil, de exigua consistencia y mucho valor, parecida a un vaso lleno de sangre que se pudiera derramar en cualquier momento». Alfredo Taján

Clara Peñalver y la creatividad literaria

Método la habitación sellada, de Clara Peñalver

El sistema educativo actual, el vigente desde la revolución industrial, fue creado por necesidades económicas sin una base pedagógica; sin entrar en profundidad en las metodologías en uso, todos somos conscientes de haber estudiado con una metodología basada en el desarrollo del pensamiento convergente; nos hacen una pregunta y tenemos que dar una única respuesta correcta. Fomentar la creatividad en niñas y niños, algo que desde antes de Piaget ya se propugnaba, es cada día más valorado por padres y madres, que a su vez fueron pequeños alguna vez y son conscientes de sus carencias creativas ahora como adultos. La creatividad es una característica inmanente de la literatura y así la escritora Clara Peñalver (Sevilla, 1983) ha visto la necesidad de desarrollar el lado creativo para aplicarlo a la escritura.

«Estos últimos años he recurrido a diferentes campos de la psicología buscando alimentar las tramas y los personajes de mis novelas. Cuanto más profundizaba en cada una de estas herramientas, más sensación de control tenía sobre mis estados creativos; las tramas de mis historias se enlazaban con más naturalidad, mis personajes acababan acompañándome de un modo espontáneo y crecían con coherencia, mis entornos se iban cargando de un lenguaje cada vez más emocional… En definitiva, mi marca personal se definía y me hacía sentir seguridad. Y no solo hacía crecer y estimulaba mis puntos blancos como escritora sino que, además, tomaba conciencia de mis puntos negros: detectaba con más facilidad mis bloqueos y mis procesos de frustración, y vencía con más facilidad mis miedos.»

Ahora Clara Peñalver enseña este método basado en técnicas de programación neurolingüística, visualizaciones y relajación en imaginación, para los más pequeños mediante el Juego de la Habitación Sellada, que ya ha puesto en marcha en diferentes colegios de Granada, y para los padres mediante el método La Habitación Sellada.

«La Habitación Sellada es un método que busca crear un espacio mental donde entrenar la creatividad, utilizando los recursos conocidos y ocultos de la persona, sus experiencias pasadas y sus potencialidades futuras.»
Puedes encontrar más información, y cómo asistir a talleres, en Facebook.

En esta línea, este domingo 18 de mayo a las 12h, puedes participar en la Gymkhana familiar que se celebrará dentro de la Feria del Libro de Granada, podrás descubrir Alicia en el país de las maravillas junto a los niños, y ganar grandes premios cedidos por los sellos infantiles de Penguin Random House (grupo editorial en la que Clara Peñalver ha publicado sus dos últimas novelas) y por la Feria del Libro de Granada.

Más información sobre la Gymkhana.

«Como formadores podemos hacer dos cosas, utilizar esta energía que tienen de creatividad todos los niños, y favorecerla, o ir poco a poco quitándosela» Eva Marina.

 

Clara Peñalver nació en Sevilla en 1983, licenciada en Biología, publica su primera novela, Sangre en 2010, y en 2013 se publica su segunda novela, Cómo matar a una ninfa, en la joven editorial Random. Le hemos hecho una entrevista por su segunda obra, cuya reseña también podéis leer.

 

 Portada de Cómo matar a una ninfa
Cómo matar a una ninfa Clara Peñalver
  • Random
  • 2013
  • 978-84-15725-30-5
  • Español
  • Novela
  • 384pp.

Ada Levy es una joven reportera que investiga el secuestro de una modelo de origen italiano. Todas las pistas apuntan a un peligroso psicópata que ha emprendido una particular caza de brujas en pleno siglo XXI. Durante la investigación, Ada se verá inmersa en una turbulenta historia en la que se entretejen el amor, la muerte, la fantasía y la locura.

 

Nativel Preciado, Premio Lara de Novela

Premio Novela Lara 2014

 

La escritora Nativel Preciado (Madrid, 1948) ha obtenido esta noche el XIX Premio de Novela Fernando Lara por la novela inédita Canta sólo para mí, presentada bajo el título El hilo rojo con el seudónimo Rita Lucas.

En una cena celebrada en el Real Alcázar de Sevilla el jurado, formado por la escritora Clara Sánchez y Ana María Ruiz-Tagle entre otros, ha otorgado este galardón, convocado por la Fundación AXA y la Fundación José Manuel Lara, que conlleva la publicación de la obra por parte de la Editorial Planeta y una dotación económica de 120000€.

A esta convocatoria se presentaron 257 obras procedentes de diversos países.

Entrevista a Jenn Díaz

Entrevista a Jenn Díaz
 
Jenn Díaz nació en Barcelona en 1988, su primera novela se publicó en 2011, Belfondo, al año siguiente publicó El duelo y la fiesta y en 2013 Mujer sin hijo. Ha sido destacada en antologías como Bajo treinta y Nueva temporada (que ya hemos reseñado).
Colaboradora habitual de las revistas Jot Down, Granite and Rainbow y El blog de mujeres de El País, puedes leerla en su blog Fragmentos de interior. Su última novela es Es un decir.

 

Puedes leer nuestra reseña de Es un decir, de Jenn Díaz

 

¿Qué ha influido más en el desarrollo de Mariela, la muerte de su padre o la reacción de los que la rodean ante ese fallecimiento?
Desde luego, la reacción de los que la rodean. Aunque en un principio pueda parecer que el mayor acontecimiento de la novela es la muerte del padre, incluso aunque Mariela no deje de hablar de él y le dé muchísima importancia, lo relevante es cómo se enfrentan a la soledad la madre y la abuela, y cómo de paso Mariela tiene que aprender con unas nuevas normas: domésticas y sociales.

 

Las mujeres de la novela parecen estar todas educadas, influenciadas por sus madres y por la falta o el exceso de atención, a su vez parecen estar sobrepasadas por la maternidad ¿crees que es algo de esa época o es inherente a las madres?
Es inherente a las madres, a la época, a las herencias, a la educación. Todavía hoy, aunque mucho más sutil, hay discursos parecidos. O tan opuestos, que se vuelven a parecer. Las hay que son sólo madres, las hay que consideran que ser sólo madre es perjudicial, las hay que necesitan que las demás no sean madres porque entienden que echan su vida a perder, las hay que consideran el discurso maternal poco feminista, las hay que necesitan realizarse a través de una carrera profesional y las hay que lo hacen a través de la vida doméstica. Ninguna tiene la razón porque generalizar con un tema tan complejo es un absurdo. Entonces, en la época de la novela, no había tantas alternativas, y una mujer valía en función de lo que sabía parir, de cómo organizaba la vida familiar y cómo educaba a sus hijos, pero sobre todo a sus hijas. Están influenciadas, y toda esa influencia se arrastra todavía.

 

La novela está focalizada desde el punto de vista de una niña, con las limitaciones que conlleva ¿qué te aportaba esa voz en lugar de la de una adulta?
Sobre todo, frescura. Pero también una madurez a medias, un sentido del humor y un descaro, que un adulto sería incapaz de utilizar en una situación tan dramática. Saber las cosas a medias, como Mariela, o no tener todas las herramientas para comprender todas las conversaciones, airean mucho la voz en primera persona, y se vuelve más rebelde, irónica y despierta.

 

Todas tus novelas tienen una extensión corta ¿Te sientes más cómoda en ese terreno?
Me siento más intensa. Aunque es algo que no me planteo: cuando creo que ha llegado el final de la novela, la cierro, independientemente de las páginas.

 

Sueles citar como referentes a Ana María Matute, Carmen Martín Gaite, Natalia Ginzburg, ¿encuentras más nexos en común, en general, con la mirada de la escritoras que la de los escritores?
Me siento llamada por las novelas sensibles, y me da lo mismo si son escritas por mujeres o por hombres. Pero es indudable que las escritoras han fijado en sus novelas temas que los hombres no tratarían igual, y su mirada me inspira muchísimo más. No es una decisión voluntaria, sino intuitiva.

 

 Portada de Es un decir
Es un decir Jenn Díaz
  • Lumen S.A.
  • 2014
  • 978-84-264-0010-9
  • Español
  • Novela
  • 162pp.

«El día que cumplí once años mataron a mi padre... la palabra asesinado se me metió en la cabeza igual que esas moscas tontas que entran en tu casa y no saben cómo salir»

Mariela está a punto de soplar las velas de una tarta, cuando de repente oye un disparo. Y tras el disparo solo quedan el silencio de su madre, los comentarios vagos de la abuela y las preguntas de esa niña terca que se empeña en saber quién mató a su padre y por qué, mientras en el pueblo el recuerdo de la guerra civil aún ronda las calles.

Mariela, esa señorita de vida flaca, esa mujer a medio hacer, entra en el mundo de los adultos mirando de reojo, escuchando detrás de las puertas cerradas, lamiendo piedras del río como si fueran caramelos, y con ella vamos descubriendo despacio los huecos de la vida y la fatiga de ir cumpliendo años en un mundo donde todo es un decir porque la verdad duele.

María Victoria Atencia, Premio Reina Sofía de Poesía

cab-Maria-Victoria-Atencia

La escritora María Victoria Atencia obtuvo el XXII Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana el pasado 6 de mayo.

El galardón, convocado conjuntamente por Patrimonio Nacional y la Universidad de Salamanca, se otorga al conjunto de la obra de un autor o autora en vida en el género de la poesía.

Este año se presentaron cuarenta candidaturas, y el jurado que decidió dar el premio, y su correspondiente dotación de 42.100€ y la edición de una antología de su obra, a la poeta malagueña María Victoria Atencia, estuvo formado por, entre otros,  José Manuel Blecua, Nuno Júdice, Ana Santos Aramburo, Directora de la Biblioteca Nacional,  Ana María MachadoMaría Ángeles Pérez López.

María Victoria Atencia (Málaga, 1931) es una de las grandes poetas vivas de la literatura española y una de las más admiradas. Premio Nacional de la Crítica en 1998, Premio Federico García Lorca en 2010, fue nominada para pertenecer a la Real Academia en 2012.

Entrevista a Raquel Morán

Entrevista Raquel Morán

 

Raquel Morán (Oviedo, 1969): Licenciada en Geografía e Historia, es profesora de francés y español de Secundaria en Londres, ha publicado varios relatos y un ensayo, Mancunians and Music: Tales of the Underground, the Internet and the Manchester Music Scene. Su primera novela, No Smoking, se publicó el año pasado en la editorial Baile del Sol. Su blog es littleasturias.

 

Ya puedes leer nuestra reseña sobre su novela No Smoking.

 

¿Cómo se te ocurrió la idea de integrar diferentes historias dentro de la novela?

La patética realidad es que las dos novelas nacieron como historias diferentes: la novela secundaria, la de la huida del niño Dino y de Teo hacia Burdeos en mitad de una guerra de religión entre estados musulmanes y estados laicos comenzó a gestarse a primeros del 2005, y pretendía ser una suerte de epopeya, del estilo de Les Misérables o Guerra y Paz. Yo no soy ese tipo de escritora, me aburro enseguida cuando comienzo a imaginar más de cinco personajes, les olvido los nombres, y el tipo de cosas que escribo no tienen nada que ver con lo que nos contaba Clarín en La Regenta –qué más quisiera, que escribir como mi paisano–. Guardé esa novela sin título durante unos meses y comencé a escribir otra, con el título de No Smoking y en la que dos jóvenes se iban a citar a las puertas de la empresa para la que trabajaban nada más que a fumar y contarse historias, a retarse cuál contaba la historia más interesante.

Como a mí no me gusta desechar nada de lo que escribo, me propuse «empotrar» (embed) la historia del Dino en la de No Smoking, así que los protagonistas de No Smoking se contasen la historia del Dino por entregas. Lo que vincula las dos historias, es la dicotomía actual que parece existir en nuestros días entre Oriente y Occidente, laicismo e islamismo.

Al fin y al cabo, una de las pocas cosas que me ha salido redonda en No Smoking es la admisión de que los contadores (nosotros, los escritores) llevamos una vida de lo más aburrida y los que en realidad viven vidas interesantes son los personajes.

 

¿Fue un reto escribir una historia con varias narrativas internas?

No, puesto que las escribí como novelas separadas: yo sabía adónde se dirigían el Dino y su amigo Teo, y también sabía lo que iba a pasarles a Lara y a su Teo. Lo único que costó un poco de trabajo fue en dónde «meter» exactamente cada capítulo.

Siempre hay un grado de «experimentación» con la estructura de mis novelas. Es que me aburro fácilmente: si puedo ir de A a B pasando por el punto C, no voy directa.

 

La protagonista desea a Teo, pero no es capaz de dar el primer paso, ¿consideras ese comportamiento algo propio de su género o de la sociedad actual?

Yo creo que las cartas están sobre la mesa, boca arriba, desde el primer día. El primero que se da cuenta de que es objeto de deseo por parte de otra persona es el propio objeto de deseo. Teo sabe que Lara está enamorada, pero es incapaz de corresponder: ¿debido a su enfermedad?, ¿debido a que, simplemente, Lara no es su tipo?, ¿debido a que, en realidad, hay otra mujer, en algún lado?
Yo quería jugar, reflexionando sobre la relación entre Teo y Lara, entre los puntos en común que existen entre la creación artística y el enamorarse: la obsesión que ciega, la idealización del objeto deseado, cómo el amor nos hace mejores personas –la escritura también, si es buena-, cómo el amor embellece nuestras vidas –la escritura también, si es buena–…
Lara no es una mujer chapada a la antigua y ha tenido relaciones anteriores, pero todo el mundo espera a que se presente la mejor ocasión para lanzarse al agua, el ‘momento mágico’, y esta nunca se presenta, sólo se presentan historias. Y, ¿no son algunas de nuestras mejores historias de amor meramente platónicas? Mira la miga que dio en Citizen Kane la chica del vestido blanco…

 

La novela tiene un presente algo convulso y sugiere un futuro pesimista, ¿es algo que compartes?

Ay, aquí yo tengo que ir con pies de plomo, la novela se ha quedado un pelín desfasada, porque, cuando yo la empecé, a primeros del 2005, los atentados de Madrid habían ocurrido menos de un año antes, los de Londres iban a ocurrir en julio del 2005 y habían pasado solamente tres años desde los de las Torres Gemelas. Los prisioneros de Guantánamo, los vuelos secretos de la CIA torturando a miembros prominentes de Al Qaeda, la busca y captura de Bin Laden, la invasión de Iraq… todo estaba muy fresco en las páginas de los periódicos. Está claro que hay una guerra no declarada contra ciertos países y grupos islamistas muy intransigentes, y es cierto que la principal ‘amenaza de los Estados laicos de Occidente’ ahora vendría del Próximo Oriente y no de Rusia y sus aliados. ¿Qué puedo decir? En Gran Bretaña la población de religión musulmana es un porcentaje importante de la población total, y la educación británica –lo sé por propia experiencia– y el gobierno británico están haciendo un gran trabajo promoviendo la tolerancia religiosa y el respeto a otras culturas; se trabaja mucho por erradicar la «islamofobia» de la sociedad británica. Pero la política francesa o la española no son tan activas en promover el respeto hacia otras religiones y culturas, eso lo vemos todos.

Pero la dicotomía en el mundo de hoy existe; fíjate en las luchas entre cristianos y musulmanes en Sudán y el centro de Africa.

 

Escribes desde otro país ¿le ves algún inconveniente?

Escribo en español con un estilo un poco anglosajón, si te das cuenta. Esto tiene sus inconvenientes y sus ventajas: cuando uno vive en otro país, no es ni del país en que nació ni del país en el que vive. Yo ni soy ya del país de mis padres ni lo soy del de mis hijas, la ventaja es que me permite ver todo con ojos de «outsider», de extranjera. Y eso he intentado plasmarlo en No Smoking, porque, ¿en qué ciudad viven Teo y Lara? Puede ser Londres o puede ser otra ciudad.
Al final, volvemos a lo mismo: el único país desde el que un escritor escribe es su mente, su imaginación.

 

 Portada de No smoking
No smoking Raquel Morán

La novela narra la historia de dos compañeros de trabajo, Lara y Teo, que se citan a las puertas del edificio de la empresa para la que trabajan a contarse cuentos y a fumar.

Lara termina por enamorarse de Teo, y para ella las historias que cuenta a Teo son una manera de ganárselo, de conquistarlo; de Teo poco sabemos, salvo los pensamientos y reflexiones inconexos y peregrinos que salpican la novela, puesto que es Lara quien nos cuenta la historia en primera persona, la historia de la evolución de sus cuentos y de su amor por Teo. Hay también una segunda novela en la novela, que se van contando Lara y Teo por entregas, y que tiene como protagonistas a un niño y a un hombre en medio de una guerra de religión.

Intenta ser una reflexión sobre la naturaleza del amor y de la creación literaria y los numerosos puntos en común que les unen. También, sobre el clima de crispación político-religiosa que vive el mundo de nuestros días.

Reseña de Es un decir, novela de Jenn Díaz

Es un decir

 

La novela comienza con Mariela rememorando el momento en que descubre la muerte de su padre a manos de unos desconocidos; es su undécimo cumpleaños y su vida quedará marcada para siempre, no tanto por el asesinato de su padre, como por el conjunto de misterios, secretos y susurros que comenzarán a rodear su vida a partir de ese instante. La niña, ahora huérfana de padre, vive con su madre y su recién instalada abuela, y desconoce las razones por las que han matado a su padre. A través de su narración vamos intuyendo el contexto social y personal de su familia, leyendo a veces entre líneas cosas que a la protagonista se le antojan complicadas de descifrar debida su edad.

Pero no es el trágico evento lo que inquieta a Mariela, ni lo que acabará descifrando en su totalidad; el análisis que la joven huérfana, semihuérfana, realizará de las diferentes maneras que tienen las personas de enfrentarse a la impotencia, a la realidad cuando disgusta, será lo que le otorgue la paz interior que necesita para ella misma enfrentarse a su nueva vida; vida que coincide con su entrada en la adolescencia.

La autora nos cuenta esta historia calmada en el exterior pero intensa en la protagonista, una narradora que por edad, y el uso de la primera persona, no posee todos los hilos necesarios para tejer una historia completa de su realidad; por suerte un cambio de voz narrativa, y estilo, nos permitirá descubrir, a través de un personaje adulto, algunas de las claves que a Mariela se le escapan de su situación familiar pasada y presente.

Jenn Díaz demuestra. una ocasión más. su fina vista para los procesos internos del ser humano en situaciones naturales, y con desnudez es capaz de adornar a sus personajes de los detalles que nos hacen personas complejas y difíciles de categorizar. Un dominio del lenguaje que hace que la lectura sea un placer estético y un ritmo narrativo acompasado, nunca lento, hacen que esta novela sea una lectura exquisita, y breve, para cualquiera.

 

 Portada de Es un decir
Es un decir Jenn Díaz
  • Lumen S.A.
  • 2014
  • 978-84-264-0010-9
  • Español
  • Novela
  • 162pp.

«El día que cumplí once años mataron a mi padre... la palabra asesinado se me metió en la cabeza igual que esas moscas tontas que entran en tu casa y no saben cómo salir»

Mariela está a punto de soplar las velas de una tarta, cuando de repente oye un disparo. Y tras el disparo solo quedan el silencio de su madre, los comentarios vagos de la abuela y las preguntas de esa niña terca que se empeña en saber quién mató a su padre y por qué, mientras en el pueblo el recuerdo de la guerra civil aún ronda las calles.

Mariela, esa señorita de vida flaca, esa mujer a medio hacer, entra en el mundo de los adultos mirando de reojo, escuchando detrás de las puertas cerradas, lamiendo piedras del río como si fueran caramelos, y con ella vamos descubriendo despacio los huecos de la vida y la fatiga de ir cumpliendo años en un mundo donde todo es un decir porque la verdad duele.

Reseña de No Smoking, de Raquel Morán

no smoking

 

Si algo nos gusta en la literatura es que hable de ella misma; novelas en las que las que una novela es el centro de la acción, personajes que leen, que escriben, que se adentran en otros libros, personajes que salen de un libro para que leamos lo que les ocurre en el libro que a su vez leemos… ¿será porque nos sentimos identificados con personajes con los que compartimos la pasión por la lectura? ¿Es, quizás, que la ficción dentro de la ficción es un doble regalo? ¿Sentimos que leemos y descubrimos es historia dentro de la historia al mismo tiempo que los personajes?

En No Smoking Lara y Teo se convierten en una de esas amistades fomentadas, como es tan común hoy en día, por la legislación antitabaco. Trabajadores de la misma empresa que se encuentran en el exterior de la oficina para fumar en sus descansos y comienzan a inventarse, y contarse el uno al otro como entretenimiento, historias, narraciones, bajo la premisa de no ponerlas nunca por escrito, que sean efímeras y orales. Así la protagonista y narradora irá adentrándose en el mundo de la ficción e historia a historia intentará llegar a conocer al Teo que se oculta tras los relatos que inventa para ella, para ellos.

Esto nos permite saltar de la historia de nuestros protagonistas a las historias de sus protagonistas, los que idean en esos encuentros en horario de oficina. Tanto con relatos breves e independientes, como con una narración larga que co-crean durante el otoño-invierno, Raquel Morán nos irá sumergiendo en diferentes historias en estas ficciones dentro de la ficción principal.

Si la novela ya es moderna en su planteamiento y ágil en su desarrollo, la inclusión de esta literatura interna la hace más dinámica, los saltos de la narración principal a las narraciones internas no entorpecen, se agradecen, y el hecho de tener dos novelas en una, duplica la intriga y el deseo de alcanzar una conclusión.

Raquel Morán ha conseguido entregarnos una novela muy bien llevada a cabo y con muchos aciertos de estructura, en esta novela que son dos, y que mantiene el interés en todos sus personajes, es de especial mención la lectura que podemos hacer sobre el tema de la historia secundaria, situada en futuro catastrofista no muy lejano al presente de la novela principal, y probablemente un futuro que si no probable, si plausible en nuestra realidad.

Interesante y hasta cierto punto arriesgada por las múltiples líneas narrativas que conllevan así temáticas variadas, pero una elección que está bien resuelta y encaja en el conjunto de la novela.

 

Raquel Morán (Oviedo, 1969): Licenciada en Geografía e Historia, es profesora de francés y español de Secundaria en Londres, ha publicado varios relatos y un ensayo: Mancunians and Music: Tales of the Underground, the Internet and the Manchester Music Scene. No Smoking es su primera novela.

 

Hemos entrevistado a Raquel Morán sobre su novela No Smoking

 

 Portada de No smoking
No smoking Raquel Morán

La novela narra la historia de dos compañeros de trabajo, Lara y Teo, que se citan a las puertas del edificio de la empresa para la que trabajan a contarse cuentos y a fumar.

Lara termina por enamorarse de Teo, y para ella las historias que cuenta a Teo son una manera de ganárselo, de conquistarlo; de Teo poco sabemos, salvo los pensamientos y reflexiones inconexos y peregrinos que salpican la novela, puesto que es Lara quien nos cuenta la historia en primera persona, la historia de la evolución de sus cuentos y de su amor por Teo. Hay también una segunda novela en la novela, que se van contando Lara y Teo por entregas, y que tiene como protagonistas a un niño y a un hombre en medio de una guerra de religión.

Intenta ser una reflexión sobre la naturaleza del amor y de la creación literaria y los numerosos puntos en común que les unen. También, sobre el clima de crispación político-religiosa que vive el mundo de nuestros días.

Reseña de Desiguales por ley, de María Pazos Morán

desiguales ante la ley

 

Estamos experimentando una época en España llena de cambios en políticas sociales, desde las reformas legislativas explícitas de leyes y códigos legales, hasta las supresiones tácitas de las leyes de igualdad y dependencia. El libro de María Pazos, matemática y coordinadora de la línea de investigación sobre Fiscalidad y Género del Instituto de Estudios Fiscales, se centra en cómo políticas que se plantean abiertamente igualitarias, y otras más neutras en el campo de la igualdad, pueden, y lo hacen en los ejemplos que en este ensayo se presentan, acabar creando situaciones paradójicas de desigualdad entre hombres y mujeres y resultando sorprendentemente nocivas para las mujeres, y en algunos casos para los hombres también; como ocurre, por ejemplo, en el caso de los permisos de paternidad transferibles que acaban siendo transferidos a las mujeres, o los casos de personas que cotizan poco y si fallecen dejan una pensión de viudedad decente pero si se jubilan no pueden acceder a una mediana pensión de jubilación para ellos mismos.

La autora presenta datos reales y ajustados a España y contrastados con informes de las situaciones actuales en otros países europeos. Hay que decir dos cosas de este ensayo: una es que no se trata de un libro teórico, está basado en cifras más concretas que porcentuales o estimativas, lo que hace difícil refutar la mayoría de las afirmaciones presentadas, y la otra es que la autora no se limita a señalar los hechos, ofrece soluciones coherentes.

Con una actitud comedida, sin demagogias ni reivindicaciones viscerales, María Pazos nos muestra un análisis detallado de cómo el sistema impositivo español desgrava más por una esposa no trabajadora que por una criatura a cargo, cómo esos beneficios económicos por no entrar en el mercado laboral combinados con los correspondientes en las pensiones de viudedad pueden hacer rentable el que la mujer deje su trabajo con tranquilidad para dedicarse a cuidar de familiares ascendentes y descendentes, cómo los permisos laborales parentales siguen fomentando que sea la mujer la que los disfrute y cómo, además, se fomenta la economía sumergida desde la propia administración. Para las personas no versadas en asuntos fiscales y legales se explican importantes conceptos como equidad y eficiencia, los efectos que el empleo a tiempo parcial tiene sobre el sistema de pensiones, la elasticidad laboral en las mujeres, e incluso los mitos de los efectos de la población inmigrante sobre la situación de las mujeres.

Este ensayo será un referente en temas de igualdad fiscal y económica durante mucho tiempo, tanto por lo concreto de su investigación como por las propuestas generales que plantea en materias de igualdad para las mujeres. Seas hombre o mujer, entiendas de economía o no, estés al tanto o no en temas de igualdad, este libro te hará pensar sobre las leyes y normas que creías comprender. Si solo vas a leer un ensayo este año, que sea este. María Pazos Morán ha realizado un trabajo impecable sobre cómo el gobierno puede fomentar o frenar la igualdad de sus ciudadanos.
 

 Portada de Desiguales por ley
Desiguales por ley María Pazos Morán

En lo que conocemos como “mundo desarrollado”, la mayoría de la población se muestra en las encuestas a favor de la igualdad, las leyes ya no distinguen los derechos atendiendo al sexo de las personas y en muchos países existen “políticas de igualdad”. Entonces, ¿cómo es posible que persistan las desigualdades entre hombres y mujeres? María Pazos Morán explica en este libro que las políticas públicas vigentes proporcionan incentivos económicos para que se mantenga la familia tradicional, no permiten que ambos sexos puedan repartirse igualitariamente el cuidado de sus criaturas y personas dependientes e impiden a muchas mujeres mantenerse en el empleo de calidad durante toda la vida.

En definitiva, a pesar de la retórica oficial, no se ofrecen condiciones materiales para la igualdad. En el actual contexto de liquidación de las políticas sociales, la autora argumenta la necesidad de mantener y profundizar estas políticas y de eliminar sus actuales sesgos de género y, apoyándose en la experiencia internacional, esboza una vía para el cambio estructural hacia una sociedad compuesta por personas sustentadoras/cuidadoras en igualdad. Además, contradice de forma argumentada percepciones ancestrales firmemente arraigadas, como que son las mujeres quienes eligen especializarse en el trabajo doméstico y de cuidados, que la desigualdad beneficia a la economía o que una sociedad igualitaria es utópica. Pero, sobre todo, defiende que justicia social y de género son inseparables y que las reformas propuestas beneficiarán a todos los seres humanos. Una visión sintética e integradora que llenará un vacío en la literatura internacional sobre igualdad de género y sobre política social.