Reseña de La trabajadora, novela de Elvira Navarro

la trabajadora

Elisa sobrevive a duras penas corrigiendo estilo para editoriales, a pesar de su tesón y profesionalidad el sistema editorial de subcontrataciones no ayuda nada a tener unos ingresos estables, así que recurre a compartir su pequeño piso y así Susana entra en escena a alterar la vida de la protagonista. Si Elisa vive buscando la estabilidad, Susana se maneja con soltura por la libertad y falta de previsión, y es quizás esta característica la que más perturbará a la trabajadora.

Pero las narraciones de Elvira Navarro no se basan en las relaciones entre personajes, ni entre los personajes y su entorno. Como en sus anteriores novelas, los conflictos están siempre encerrados en la mente de los protagonistas; los miedos a la soledad, entendiendo soledad como quedarse a solas con uno mismo, los miedos a la falta de control, por lo tanto seguridad, y también, de una manera más concreta, el miedo a las grandes ciudades, al monstruo ciudad, con todos sus elementos.

La ciudad está más que presente en esta novela, la ciudad es Madrid una vez más, en la que aparece representada y, como en un juego de cajas chinas, meta representada. Elisa recorre la ciudad que le fascina y atemoriza, crea el mapa mental en sus paseos, y Susana crea mapas reales en papel; Susana domina la ciudad al recrearla y Elisa es dominada por la ciudad al caminarla.

Elvira Navarro es una de las escritoras actuales que más definido tiene su estilo literario; parece experimentar con los límites de la novela, pero en realidad, o eso aparenta, su narrativa es fluida y natural. Es una novela de extensión corta, y eso, y la manera en la que su escritura corre por la páginas, la convierten en una obra de fácil y rápida lectura, pero no por eso ligera. Si alguien quiere leer a dónde está yendo la novela hoy en día, esta es la obra que puede abrirle la puerta. Muy recomendable.

  •  Portada de La trabajadora
    La trabajadora Elvira Navarro
    • Literatura Random House
    • 2014
    • 978-84-397-2806-1
    • Español
    • Novela
    • 160pp.

    Elisa Méndez trabaja como correctora para un gran grupo editorial. Sus escasos ingresos la obligaron a mudarse a un piso al sur de Madrid, y para poder pagar el alquiler aceptó como inquilina, por recomendación de su amigo Germán, a su antigua colega Susana, una estrambótica e inmensa rubia con algunos problemas mentales que acaba de regresar de una temporada en Utrech. Susana es una artista que hace collages con trozos de mapas, pero que trabaja como teleoperadora. Elisa siempre está intentando sonsacar información sobre sus labores a Susana, aunque sea sólo para conseguir un trabajo similar con el que lograr llegar a fin de mes, pero nunca lo consigue. Años después, Elisa intenta poner punto y final a una novela que cuenta todo lo que vivió en el pasado. Sentada frente a su psiquiatra, le expone que necesita que la terapia le sirva de coda a su obra; y que su superación del miedo y su paranoia serán narradas como un capítulo final a partir de sus conversaciones. Pero la cuestión es, ¿y si no consigue superarlos? Entonces el libro, y la vida, tendrán que quedarse como están.

 

Fallece Ana María Moix

Ana María Moix

La escritora y editora Ana María Moix falleció anoche a la edad de 66 años tras una larga batalla contra el cáncer.

«Cuando yo muera amado mío no cantes para mí canciones tristes, olvida falsedades del pasado, recuerda que fueron sólo sueños que tuviste. Hubo un palacio de quimeras en mi rostro. Eso fui Mi epitafio preferido sería que mañana, cuando la tierra cubra ese cuerpo dolorido que es el mío, tú anduvieras desangrándote por calles y plazuelas, diciendo mi nombre, no en voz baja, que se apaga tan sólo con el ruido de unos pasos, no con palabras encendidas, ya dijimos que se venden, no con ojos enrojecidos por las lágrimas, que quizás no serían para mí. Este sueño este sueño que tuviste y que fue tuyo. 

Cuando yo muera amado mío no cantes para mí canciones tristes, olvida falsedades del pasado, recuerda que fueron sólo sueños que tuviste. Hubo un palacio de quimeras en mi rostro. Eso fui. Mi epitafio preferido sería que mañana, cuando la tierra cubra ese cuerpo dolorido que es el mío, tú anduvieras desangrándote por calles y plazuelas, diciendo mi nombre, no en voz baja, que se apaga tan sólo con el ruido de unos pasos, no con palabras encendidas, ya dijimos que se venden, no con ojos enrojecidos por las lágrimas, que quizás no serían para mí. Este sueño este sueño que tuviste y que fue tuyo.»

  •  Portada de A imagen y semejanza
    A imagen y semejanza Ana María Moix
    • Lumen S.A.
    • 1983
    • 84-264-2743-X
    • Español
    • Poesía
    • 105pp.

    La presente edición de A imagen y semejanza recoge la poesía de Ana María Moix publicada entre 1969 y 1972.

Qué es femicrime y por qué debería desaparecer esa palabra

femi-crime

Está llegando a nuestra cultura un nuevo término, el femicrime, de ascendencia escandinava; pretende entrar a nuestro lenguaje tras su paso por zonas anglosajonas. El femicrime intenta categorizar las novelas de género criminal escritas por mujeres en las que el personaje protagonista es, a su vez, una mujer también. Es la coincidencia de ambas características la que convertiría a una novela negra en un femicrime; muchos escritores ponen al frente de las investigaciones de sus novelas a mujeres, pero el tratamiento de la vida de estas mujeres sigue estando dominado por un enfoque masculino de la vida; contrariamente, muchas escritoras crean protagonistas hombres, pero a la hora de describir sus hábitos masculinos, el enfoque se asemeja al que un escritor suele dar a sus protagonistas.

Dentro del género de novela negra, novela de detectives, hemos tenido investigadoras de crímenes, desde luego desde principios del siglo XX, si no ha habido incluso algún caso anterior. Ya antes de la aparición de Miss Marple, personaje nacido de la mano de Agatha Christie (Inglaterra 1890 – 1976), en un relato de 1926, la también británica Emma Orczy, famosa por las novelas de La Pimpinela Escarlata,  creó quince años antes a Molly Robertson-KirkLady Molly of Scotland Yard. Sin embargo, incluso en esa época en la que leer que dos mujeres fueran investigadoras cuando en la sociedad no era real que las mujeres se dedicasen a esos menesteres, este sorprendente hecho no se refleja, o apenas lo hace, en las narrativas de sus aventuras. Que sean mujeres no parece ser importante dentro de la narración y las protagonistas no suelen reflexionar sobre cuestiones relativas a su sexo.  No es hasta 1972 cuando P. D. James crea una detective en la que el hecho de ser mujer es importante en la trama, al publicar An Unsuitable Job for a Woman. Desde ese momento comienzan a aparecer en la literatura anglosajona protagonistas femeninas de todos los ámbitos laborales que se dedican a investigar crímenes, y cuyas vidas personales, inmanentemente femeninas juegan un papel tan importante en las tramas como las masculinas vidas de Philip Marlowe o Sherlock Holmes en sus respectivos relatos.

Continuar leyendo

Care Santos, Premio Ramon Llull de novela 2014

Premi Ramon Llull 2014

La escritora Care Santos ha ganado hoy el XXXIV Premi de les Lletres Catalanes Ramon Llull con la novela Desig de xocolata. El galardón es convocado por la Editorial Planeta a una novela escrita en catalán.

El jurado, que en esta convocatoria estaba formado por Antoine Caro, Carles Casajuana, Pere Gimferrer, Emili Rosales, y la escritora Gemma Lienas, ha elegido esta novela de Care Santos, que saldrá a luz el 6 de marzo, por su particular ligereza, en el buen sentido del término y porque sorprende por el tratamiento de las tres épocas que aparecen.

Aparecen textos inéditos de Rosalía de Castro

Manuscrito inédito de Rosalía de Castro

Se acaban de presentar al público los textos inéditos, recientemente hallados en unos manuscritos, de la escritora gallega Rosalía de Castro. La Real Academia Galega ha encontrado entre varios manuscritos unas páginas que habían pasado desapercibidas por todo aquel que las había revisado, incluido el marido de Rosalía, el escritor, y editor de la autora, Manuel Murguía.

El descubrimiento de algunos poemas, que incluye versos ya editados pero con alguna variante, es significativo además porque parece señalar la posibilidad de que la autora de Cantares Gallegos, estuviese preparando un nuevo poemario con el posible título de Postrimerías.

Versos inéditos de Rosalía de Castro.

De nadie os fieis y aún menos
de vosotros, os fieis.
No hay más fiero enemigo que el que oculto
en nuestro propio corazón, la hora
de derribarnos acechando está.

Más información, y resto de textos hallados, en la Real Academia Galega.

Presentimientos, de Clara Sánchez, llevada al cine

Presentimientos, la película

El 24 de enero se estrena en los cines españoles la película Presentimientos, basada en la novela homónima de la escritora Clara Sánchez, publicada en 2008.

Dirigida por Santiago Tabernero (Vida y color), y con guión de este mismo y el actor protagonista, Eduardo Noriega, Presentimientos está producida por, entre otros, Tornasol Films y Castafiore Films.  habría venido mal estrenarse esta misma semana y beneficiarse del tirón del Premio Planeta de Clara Sánchez.

Trailer de la película


 
Proyectada en la sección oficial de la SeminciPresentimientos es un thriller romántico sobre un joven matrimonio en crisis incipiente. Durante unas vacaciones, la mujer (Marta Etura) sufre un accidente y queda en coma. La estructura de la película se bifurca: la mujer, en un mundo onírico e inconsciente, trata de resolver su pasado y sus problemas de pareja. En el mundo real, su marido afronta el mismo problema. Separados en dos realidades paralelas tienen que responderse a la misma pregunta: ¿todavía estoy enamorado?

 

  •  Portada de Presentimientos
    Presentimientos Clara Sánchez
    • Alfaguara
    • 2008
    • 9788420473529
    • Español
    • Novela
    • 400pp.

    ¿Nunca te has despertado con la sensación de seguir dentro de un sueño?

    Tras un accidente, Julia queda suspendida entre el sueño y la realidad, y sólo su instinto de supervivencia podrá guiarla hasta reencontrarse con las personas que quiere. En Presentimientos, Clara Sánchez narra la envolvente y misteriosa historia de una mujer atrapada en un escenario irreal, pero extrañamente familiar, por el que deambula en busca de una salida.

    Una novela lúcida, un viaje lleno de humor y aventuras en el límite de lo desconocido capaz de llevar al lector de la sorpresa a la reflexión más profunda, una combinación perfecta de realidad y fantasía.

Reseña de El joven Moriarty y la planta carnívora, de Sofía Rhei

El joven Moriarty y la planta carnívora

A la mayoría de las personas que conocen a Sherlock Holmes, pero no lo han leído mucho, les sorprendería saber que Sherlock nunca dijo la apócrifa frase “elemental, querido Watson“, en ninguna historia se le describe vistiendo un gorro de cazador de ciervos ni fumando en una pipa de calabaza, y que su, curiosamente, archienemigo, James Moriarty, básicamente solo aparece en una historia corta. Sin embargo en el imaginario popular, esas tres características son, precisamente, las más reconocidas por la mayoría de la población, y es así que Moriarty se haya convertido en uno de los villanos más inteligentes a la par que misteriosos de la literatura. Sofía Rhei, al igual que muchos holmesianos, pensó claramente así cuando escribió la primera novela basada en la infancia de James Moriarty, El joven Moriarty: El misterio del dodo, en la que conocimos la personalidad del pequeño James y seguimos sus artimañas y aventuras cuando su tío le regaló nada menos que un auténtico, y no extinto, dodo.

En la segunda entrega de las aventuras del joven Moriarty, El joven Moriarty y la planta carnívora, James, su amiguito Watson, y su competitiva, y hermosa, hermana Arabella, visitarán a sus tías y asistirán la presentación en sociedad de una nueva especie de planta carnívora. Si en su primera novela, Moriarty, Watson y Arabella se codean con Charles Darwin y Lewis Carroll, en esta ocasión les veremos compartir escena con Jules Verne y algún que otro personaje que nos dará alguna agradable sorpresa.

Con reminiscencias a los ambientes y sentido del humor característicos de Lemony Snicket, pero con un estilo propio, Sofía Rhei ha creado de la nada personajes odiosamente entrañables, y sin caer en la tentación de crear una novela a base de viñetas, narra un mundo propio en una historia bien hilada en la que los personajes y sus personalidades son el foco del atractivo de esta, ya, serie de novelas.

Evidentemente a quien le guste Sherlock Holmes, no es necesario ser un experto, la época victoriana, o simplemente la buena literatura con humor, le encantará esta novela llena de guiños históricos y literarios. Sofía Rhei vuelve a entretener con inteligencia y con unos personajes que promete, para nuestro deleite, retomar.

 

  •  Portada de El joven Moriarty y la planta carnívora
    El joven Moriarty y la planta carnívora Sofía Rhei

    Londres es una ciudad llena de maravillas y de misterios, especialmente para quien no deja de buscarse problemas allá donde va. Y eso que parecía que iban a ser unas vacaciones tranquilas... Sin embargo, nada más llegar, el pequeño James Moriarty y su irritante hermana Arabella se enfrentan a una peculiar competición para conseguir un jugoso pellizco de la herencia de su tía Charity.

    Y después hay un pequeño “accidente” en el Museo Británico, un niño que toca el violín sospechosamente bien, una araña gigante, un importante pintor que se convierte en cómplice, un edificio con un siniestro pasado, un inventor de incógnito, la planta carnívora más grande del mundo, un joven irlandés obsesionado con los colmillos, y una selva tropical en pleno Londres en la que nadie está a salvo.

    El bueno de John Watson no gana para sustos. Solo hay una manera de saber quién ganará la apuesta, qué pasará con el diario secreto del tío Theodosius, qué hace en Londres un francés llamado Jules Verne, o de quien es el fantasma que dicen que hay en la casa de la tía Charity: leyendo la segunda parte de las aventuras del pequeño James Moriarty.

Reseña de Última temporada: Nuevos narradores españoles 1980-1989

Última temporada: Nuevos narradores españoles 1980-1989
Hace poco alguien comentaba que una antología es como una fiesta, en la que ves a antiguos conocidos y te presentan a alguna gente nueva. En el caso que nos ocupa puede ser más difícil que esa analogía nos haga reencontrarnos con muchas conocidas porque se trata de una selección de escritores y escritoras que básicamente han comenzado a publicar hace unos siete años. Las dos premisas demográficas para esta antología se basan en que todas las personas participantes nacieron en la década de los ochenta, y la mitad exacta son mujeres. En el prólogo, Alberto Olmos, encargado de la selección, ya declara que una de las condiciones ha sido la de “reunir al mismo número de autores que de autoras” porque, comenta, “la paridad nunca ha sido tenida en cuenta en libros de esta especie publicados en España“.

Los relatos en este volumen se podrían agrupar en tres temáticas básicas, fruto del azar según se lee en el prólogo; relatos de comentario social, relatos de relaciones interpersonales y relatos más experimentales y largos. Y más o menos así se han agrupado.

Aixa de la Cruz, con Abu Ghraib, nos cuenta magistralmente, a través de una carta de una presa, la historia intrigante de cómo una mente obsesiva la condujo a su situación actual, un tema que tratará también Rebeca Le Rumeur en el brevísimo e inquietante Mis animales. Una denuncia social cada día más vigente nos la narran en Fatoumata Tourai y veinticinco hijos de puta, a través de la impotencia de una traductora que media en una comisaría y que, con destreza gracias a Cristina Morales, nos transmite la asfixia de la narradora.
Las relaciones están presentes en varios cuentos, en Bellas ruinas, de María Zaragoza, una pareja encontrará su punto de unión en su pasión por la arqueología tras una catástrofe, en El vuelo del moscardón, Jenn Díaz demuestra un brillante análisis de los juegos mentales de una pareja que no consigue romper; en Descenso, de María Folguera, una pareja que no lo es disfruta su compañía, y Laura Fernández en Cafeteras de Otro Mundo Vanderbilt nos demuestra que las relaciones amorosas tienen la misma problemática para terrícolas que alienígenas.

Dentro de Ojalá nos cogerían Jimina Sabadú perfila perfectamente el discurso interno y la voz de la protagonista focalizando el mundo a través de ella, como harán también Paula Cifuentes con Los gusanos de seda, con una niña protagonista que no entiende los eventos que la rodean y Aloma Rodríguez con los recuerdos de crecimiento físico y psíquico en Agosto, Teruel.

La selección de esta antología no podría ser mejor, tanto las temáticas como la diferencia de perfiles narrativos demuestran una diferencia generacional con narradoras más consagradas, así que el objetivo de mostrar un mapa de la literatura de una generación queda conseguido. Sean del estilo que sean, estos relatos son de una calidad equiparable, algo no tan frecuente en antologías que en un principio aúnan a escritores tan diversos.

Cuentos de todo tipo y de diferentes extensiones que garantizan una lectura más que interesante, y nos darán una visión de la narrativa actual que parece pasar más desapercibida de lo que debería.

 

  •  Portada de Última temporada
    Última temporada

    Con menos ruido que generaciones anteriores, un grupo de autores nacidos en los años 80 ha ido ocupando un lugar promisorio en las letras españolas mediante novelas o libros de relatos que dejan entrever un sustancioso futuro para nuestra literatura. Última temporada reúne a veinte de esos escritores (diez escritores y diez escritoras) con relatos originales y, en algunos casos, incluso sobresalientes dentro de sus propias trayectorias, aún en sus comienzos.

    La voz de esta generación resuena a coro en textos comprometidos, políticos, sentimentales o bizarros, un cóctel sorprendente y también delirante, donde las referencias pop dialogan con los mitos de la Transición, donde la solidaridad trata de sobreponerse al privilegiado estatus del que la practica y donde la relación de pareja sigue dando los mismos quebraderos de cabeza que siempre.

    Variedad estilística y temática encontramos en esta última hornada de autores españoles, que afrontan el reto de narrar —esto es, de encontrar tiempo y energía para la escritura— en momentos tan precarios para la cultura como los que hoy vivimos.

    Algún autor español ya canónico afirmó en una ocasión que detrás de él "no venía nadie", afirmación que ha hecho fortuna generación tras generación en la literatura española. Sin embargo, como puede comprobarse, siempre vienen.

Carmen Amoraga, Premio Nadal 2014 con la novela La vida era eso

Premio Nadal de Novela 2014

La vida era eso, de Carmen Amoraga, ha sido la novela ganadora del LXX Premio Nadal de Novela 2014. La novela fue presentada con el título Senza fine y bajo el seudónimo Gino Paoli; Carmen Amoraga había resultado finalista ya de este premio en 2007 con la novela Algo tan parecido al amor.

El Premio Nadal de Novela, organizado por Ediciones Destino fu seleccionado de entre 231 novelas. El jurado de esta 70ª edición estuvo integrado por la escritora Ángela Vallvey (Premio Nadal de Novela en 2002 con Los estados carenciales), Germán Gullón, Lorenzo Silva, Andrés Trapiello,  y Emili Rosales.

Carmen Amoraga (Picanya, 1969) licenciada en Ciencias de la Información, inició su carrera de una manera inmejorable, ganando el Ateneo Joven en 1997 con la novela Para que nada se pierda, gana el Premio de la Crítica Valenciana  y queda finalista del Planeta con El tiempo mientras tanto.  Consigue quedar finalista del Premio Nadal en 2007 con Algo tan parecido al amor y ahora se hace de nuevo con el Nadal, pero esta vez como ganadora.

La novela ganadora cuenta la historia de una mujer, Giuliana, madre de dos hijas, que tras enviudar comienza a recrear la vida de su marido a través de su entorno; sobre todo prestando atención a la presencia de este en las redes sociales. Es, de esta manera, una novela que trata de las diferentes formas de relacionarse que tienen las personas, de la pérdida y la superación.

Este año, por tratarse de la 70ª edición, fue la escritora Ana María Matute, que obtuvo en 1959 el Premio con la novela Primera memoria, la que entregó el galardón.

Lee sobre la historia del Premio Nadal y las escritoras.

LXX Premio Nadal de Novela 2014

Premio Nadal de Novela 2014

Esta noche se falla, como es tradicional, el Premio Nadal de Novela, organizado por Ediciones Destino y que llega a su 70ª convocatoria, a la que se han presentado 231 novelas.

Este año el Jurado está formado por la escritora Ángela Vallvey (que obtuvo el Nadal de Novela en 2002 con Los estados carenciales), Germán Gullón, Lorenzo Silva, Andrés Trapiello,  y Emili Rosales.

Las cinco novelas finalistas compitiendo por el premio son:

  • No puedo seguir, seguiré  de la escritora María José Codes.
  • Senza fine de Gino Paoli (seudónimo).
  • Nuestro viejo faro de Manuel Nieto Sil (seudónimo).
  • En el país del pez de las nieves de Alfredo Quintana Zamora.
  • Nowhere Man de Isaac Páez.

Antes de la medianoche de hoy sabremos qué novela resulta la ganadora del LXX Premio Nadal de Novela 2014.

Este año, por tratarse de la 70ª edición, la escritora Ana María Matute ganadora en 1959 con la novela Primera memoria, será la encargada de hacer entrega del premio.

Lee sobre la historia del Premio Nadal y las escritoras.