Aprender a huir - escritoras.com
Aprender a huir Care Santos
 Portada de Aprender a huir

Andrea pinta desnudos utilizando técnicas que priman lo sensorial sobre lo racional, y mantiene con su modelo una relación sexual inmersa en una espiral de violencia. Pedro es un ambicioso ejecutivo que trabaja en un grupo editor de revistas y trafica con secretos de empresa. Malú ejerce de madre entre los primates que cuida en un zoo, incapaz de tener sus propios hijos. Simbolizan los instintos básicos: la pulsión violenta, la alimenticia y la reproductiva, en un universo contemporáneo. En el preciso momento en que sus vidas se cruzan, los tres necesitan una escapatoria.

¿Es huir un instinto irrefrenable? Huir para dejar atrás una forma perversa de amar, o para obedecer un impulso. Por es la única salida o porque es la más atractiva. Aprender a huir es la novela de una búsqueda, movida por una insatisfacción casi congénita, que cifra en la huida el destino de cada personaje.