Categoría: Reseñas

Reseña de Margen de error, de Berna González Harbour

margen-de-error

En Margen de error una serie de suicidios de empleados de la misma empresa llevará a la comisaria Ruiz a investigar las aparentes incongruencias en los fallecimientos. Mientras tanto el periodista Javier Luna investiga un secuestro y Tomás intenta comprender qué ha llevado a un amigo a intentar suicidarse.

Estas tres investigaciones tienen más en común de lo que parece, y asistiremos durante nuestra lectura al descubrimiento de sus puntos en común.

Margen de error está protagonizada por la comisaria María Ruiz, a quien descubrimos en la anterior novela de Berna González Harbour, Verano en rojo. Y en esta entrega continuaremos contando con la presencia de los compañeros y amigos de la protagonista, que formarán parte de la investigación a varias que conforman esta narrativa.

El uso de varios personajes investigando diferentes tramas permite saltar de un punto de vista al otro con ligereza y dinamismo, y así lo hace la autora; recurso que hace la lectura más inquietante y ágil. Hay algo que no llama la atención en la novela, y son los procedimientos policiales, y eso es algo bueno, se nota soltura en esta área y no nos cuestionamos el realismo de la acción.

Sin embargo, incluso sin haber leído Verano en rojo, el desarrollo de los personajes no es superficial; la vida de María Ruiz se abrirá ante nosotros, y no será la única, haciendo que un factor importante de la novela sea la profundización en los personajes.

Novela negra, novela policial, Margen de error nos regala la cantidad de suspense y acción necesaria para devorar la novela y esperar que haya otra entrega de este conjunto de personajes liderados por la comisaria Ruiz. Berna González Harbour ha conseguido crear un mundo policial bien definido, lo que unido a su talento para la intriga la hace una apuesta segura dentro de la novela negra.

 

 Portada de Margen de error
Margen de error Berna González Harbour
  • RBA
  • 2014
  • 978-84-9056-106-5
  • Español
  • Novela
  • 320pp.

ras una larga convalecencia por las heridas sufridas en un duro cuerpo a cuerpo, la comisaria Ruiz ha vuelto. Lo hace el mismo día en que un hombre es hallado muerto entre los setos del Retiro. Es otoño en un Madrid enrarecido en el que las protestas de los indignados se mezclan con noticias de suicidios en una multinacional. El cadáver encontrado en el parque parece cuadrar en este grave asunto laboral y, sin embargo, algo no encaja. La joven comisaria se verá arrastrada más pronto de lo que debería a un combate entre lo que le dicta su instinto y su salud. Ella y el veterano periodista Luna quedarán atrapados en una batalla propia de una era de codicia y desigualdad.

Lee también la primera novela de la comisaria María Ruiz:

 Portada de Verano en rojo
Verano en rojo Berna González Harbour
  • RBA
  • 2012
  • 978-84-9006-256-2
  • Español
  • Novela
  • 339pp.

Madrid, verano de 2010. Corren los días del Mundial de fútbol y, mientras los ojos de todos están puestos en los tortuosos avances del equipo de España en Sudáfrica, la comisaria María Ruiz se enfrenta a un tenebroso crimen: un joven ha aparecido asesinado. Sin identidad visible. Sin pistas aparentes. Sin móvil.

Mujer atractiva, concienzuda y tenaz, María iniciará una investigación que se complicará cada vez más. Pero no está sola: el veterano periodista Luna, un maestro de la profesión hoy acorralado por la crisis y la era digital, y Tomás, brillante informático de la policía, serán claves para llegar hasta el fin. La intriga será para ellos tan trepidante como la que acompañó a la selección nacional hasta su gesta final.

Reseña de Memorias de Mercedes Formica

Mercedes Formica: Memorias

Mercedes Formica (pronunciado fórmica a pesar de no llevar acento por ser un apellido de origen italiano) fue una escritora y abogada española nacida en Cádiz en 1916.

Muy desconocida para la población española, Formica fue una de las personas que más hizo por la mujer española durante la dictadura franquista. Una de las tres primeras letradas colegiadas en España, consiguió en 1958 reformar decenas de artículos legales, y redactar una nueva ley (1966) para mejorar la situación de la mujer.

Formica es una figura difícil de encasillar. Adscrita a la Falange de Primo de Rivera, no exactamente la misma falange de la dictadura, algo que ella misma repudiaba, parece estar siempre caminando por una línea que separa a los fascistas de los liberales. Si somos capaces de dejar los prejuicios aparte, da la sensación de que Formica en realidad fue una persona muy juiciosa capaz de realmente tener una visión imparcial y crítica de ambos bandos de la guerra, de los vencedores y los vencidos.

Escribió cuatro tomos autobiográficos, Visto y vivido (1931-1937): pequeña historia de ayer (1982), Escucho el silencio: pequeña historia de ayer II (1984), que abarca de 1937 a 1947, y que ahora la editorial Renacimiento ha reunido en un único tomo: Memorias (1931-1947). Otros dos tomos completan la tetralogía: Espejo roto y espejuelos (1998) y Un aroma corrompido (inédita).

Estas Memorias, de no ser por dar una buena sensación de rigor en los datos, están más cerca de la novela histórica que de la autobiografía. La manera en la que la autora narra sus vivencias tanto desde antes, como durante y después de la guerra, proporcionan una lectura amena; quizás el defecto más curioso de este libro y la virtud más agradecida para el lector. No averiguaremos mucho sobre los sentimientos, a veces ni siquiera sobre los eventos, de la autora, pero desde luego nos acercará a las sensaciones e historias de gente conocida y desconocida de Formica, y nos pintará un cuadro intenso y lleno de matices de la vida en esa época convulsa de la guerra civil y comienzo de la dictadura.

Este libro nos a dará una visión muy equilibrada, nada partidista de esos años oscuros de la historia española y nos preparará para el siguiente tomo en la vida de esta mujer crucial en el desarrollo social de España, y en concreto del de la mujer.

 

  •  Portada de Memorias de Mercedes Formica

    Memorias (1931-1947)Mercedes Formica

    • Renacimiento
    • 2013
    • 978-84-8472-815-3
    • Español
    • Biografía
    • 487pp.

    Esta obra abarca unos años abismales de la historia de España; comprenden dos partes, la primera lleva por título Visto y vivido, y, la segunda, Escucho el silencio. Precisamente por su temprano compromiso con el movimiento falangista, la abogada, historiadora y novelista, fue relegada por unos y por otros, si se tiene en cuenta su pertenencia a una clase acomodada, y, a la vez, su actitud defensora de los derechos de la mujer, lo que al fin logró con la reforma del Código Civil.

    No le quepa la menor duda al lector que las nítidas evocaciones volcadas en estas páginas acerca de la caída de Alfonso XIII, la proclamación de la Segunda República, el estallido de la guerra civil y la primera posguerra, no pasan en absoluto inadvertidas, por lo que la revisión crítica de una época, acompañada de jugosos comentarios sobre sus usos y costumbres cotidianas, está ahora servida y al alcance de todos.

    No en vano este personaje fue retratado por la famosa fotógrafa de la Agencia Magnum, Inge Morath, en su visita a nuestro país; la propia abogada escribió: «En estos años la vida se había convertido en un bien frágil, de exigua consistencia y mucho valor, parecida a un vaso lleno de sangre que se pudiera derramar en cualquier momento». Alfredo Taján

Reseña de Es un decir, novela de Jenn Díaz

Es un decir

 

La novela comienza con Mariela rememorando el momento en que descubre la muerte de su padre a manos de unos desconocidos; es su undécimo cumpleaños y su vida quedará marcada para siempre, no tanto por el asesinato de su padre, como por el conjunto de misterios, secretos y susurros que comenzarán a rodear su vida a partir de ese instante. La niña, ahora huérfana de padre, vive con su madre y su recién instalada abuela, y desconoce las razones por las que han matado a su padre. A través de su narración vamos intuyendo el contexto social y personal de su familia, leyendo a veces entre líneas cosas que a la protagonista se le antojan complicadas de descifrar debida su edad.

Pero no es el trágico evento lo que inquieta a Mariela, ni lo que acabará descifrando en su totalidad; el análisis que la joven huérfana, semihuérfana, realizará de las diferentes maneras que tienen las personas de enfrentarse a la impotencia, a la realidad cuando disgusta, será lo que le otorgue la paz interior que necesita para ella misma enfrentarse a su nueva vida; vida que coincide con su entrada en la adolescencia.

La autora nos cuenta esta historia calmada en el exterior pero intensa en la protagonista, una narradora que por edad, y el uso de la primera persona, no posee todos los hilos necesarios para tejer una historia completa de su realidad; por suerte un cambio de voz narrativa, y estilo, nos permitirá descubrir, a través de un personaje adulto, algunas de las claves que a Mariela se le escapan de su situación familiar pasada y presente.

Jenn Díaz demuestra. una ocasión más. su fina vista para los procesos internos del ser humano en situaciones naturales, y con desnudez es capaz de adornar a sus personajes de los detalles que nos hacen personas complejas y difíciles de categorizar. Un dominio del lenguaje que hace que la lectura sea un placer estético y un ritmo narrativo acompasado, nunca lento, hacen que esta novela sea una lectura exquisita, y breve, para cualquiera.

 

 Portada de Es un decir
Es un decir Jenn Díaz
  • Lumen S.A.
  • 2014
  • 978-84-264-0010-9
  • Español
  • Novela
  • 162pp.

«El día que cumplí once años mataron a mi padre... la palabra asesinado se me metió en la cabeza igual que esas moscas tontas que entran en tu casa y no saben cómo salir»

Mariela está a punto de soplar las velas de una tarta, cuando de repente oye un disparo. Y tras el disparo solo quedan el silencio de su madre, los comentarios vagos de la abuela y las preguntas de esa niña terca que se empeña en saber quién mató a su padre y por qué, mientras en el pueblo el recuerdo de la guerra civil aún ronda las calles.

Mariela, esa señorita de vida flaca, esa mujer a medio hacer, entra en el mundo de los adultos mirando de reojo, escuchando detrás de las puertas cerradas, lamiendo piedras del río como si fueran caramelos, y con ella vamos descubriendo despacio los huecos de la vida y la fatiga de ir cumpliendo años en un mundo donde todo es un decir porque la verdad duele.

Reseña de No Smoking, de Raquel Morán

no smoking

 

Si algo nos gusta en la literatura es que hable de ella misma; novelas en las que las que una novela es el centro de la acción, personajes que leen, que escriben, que se adentran en otros libros, personajes que salen de un libro para que leamos lo que les ocurre en el libro que a su vez leemos… ¿será porque nos sentimos identificados con personajes con los que compartimos la pasión por la lectura? ¿Es, quizás, que la ficción dentro de la ficción es un doble regalo? ¿Sentimos que leemos y descubrimos es historia dentro de la historia al mismo tiempo que los personajes?

En No Smoking Lara y Teo se convierten en una de esas amistades fomentadas, como es tan común hoy en día, por la legislación antitabaco. Trabajadores de la misma empresa que se encuentran en el exterior de la oficina para fumar en sus descansos y comienzan a inventarse, y contarse el uno al otro como entretenimiento, historias, narraciones, bajo la premisa de no ponerlas nunca por escrito, que sean efímeras y orales. Así la protagonista y narradora irá adentrándose en el mundo de la ficción e historia a historia intentará llegar a conocer al Teo que se oculta tras los relatos que inventa para ella, para ellos.

Esto nos permite saltar de la historia de nuestros protagonistas a las historias de sus protagonistas, los que idean en esos encuentros en horario de oficina. Tanto con relatos breves e independientes, como con una narración larga que co-crean durante el otoño-invierno, Raquel Morán nos irá sumergiendo en diferentes historias en estas ficciones dentro de la ficción principal.

Si la novela ya es moderna en su planteamiento y ágil en su desarrollo, la inclusión de esta literatura interna la hace más dinámica, los saltos de la narración principal a las narraciones internas no entorpecen, se agradecen, y el hecho de tener dos novelas en una, duplica la intriga y el deseo de alcanzar una conclusión.

Raquel Morán ha conseguido entregarnos una novela muy bien llevada a cabo y con muchos aciertos de estructura, en esta novela que son dos, y que mantiene el interés en todos sus personajes, es de especial mención la lectura que podemos hacer sobre el tema de la historia secundaria, situada en futuro catastrofista no muy lejano al presente de la novela principal, y probablemente un futuro que si no probable, si plausible en nuestra realidad.

Interesante y hasta cierto punto arriesgada por las múltiples líneas narrativas que conllevan así temáticas variadas, pero una elección que está bien resuelta y encaja en el conjunto de la novela.

 

Raquel Morán (Oviedo, 1969): Licenciada en Geografía e Historia, es profesora de francés y español de Secundaria en Londres, ha publicado varios relatos y un ensayo: Mancunians and Music: Tales of the Underground, the Internet and the Manchester Music Scene. No Smoking es su primera novela.

 

Hemos entrevistado a Raquel Morán sobre su novela No Smoking

 

 Portada de No smoking
No smoking Raquel Morán

La novela narra la historia de dos compañeros de trabajo, Lara y Teo, que se citan a las puertas del edificio de la empresa para la que trabajan a contarse cuentos y a fumar.

Lara termina por enamorarse de Teo, y para ella las historias que cuenta a Teo son una manera de ganárselo, de conquistarlo; de Teo poco sabemos, salvo los pensamientos y reflexiones inconexos y peregrinos que salpican la novela, puesto que es Lara quien nos cuenta la historia en primera persona, la historia de la evolución de sus cuentos y de su amor por Teo. Hay también una segunda novela en la novela, que se van contando Lara y Teo por entregas, y que tiene como protagonistas a un niño y a un hombre en medio de una guerra de religión.

Intenta ser una reflexión sobre la naturaleza del amor y de la creación literaria y los numerosos puntos en común que les unen. También, sobre el clima de crispación político-religiosa que vive el mundo de nuestros días.

Reseña de Desiguales por ley, de María Pazos Morán

desiguales ante la ley

 

Estamos experimentando una época en España llena de cambios en políticas sociales, desde las reformas legislativas explícitas de leyes y códigos legales, hasta las supresiones tácitas de las leyes de igualdad y dependencia. El libro de María Pazos, matemática y coordinadora de la línea de investigación sobre Fiscalidad y Género del Instituto de Estudios Fiscales, se centra en cómo políticas que se plantean abiertamente igualitarias, y otras más neutras en el campo de la igualdad, pueden, y lo hacen en los ejemplos que en este ensayo se presentan, acabar creando situaciones paradójicas de desigualdad entre hombres y mujeres y resultando sorprendentemente nocivas para las mujeres, y en algunos casos para los hombres también; como ocurre, por ejemplo, en el caso de los permisos de paternidad transferibles que acaban siendo transferidos a las mujeres, o los casos de personas que cotizan poco y si fallecen dejan una pensión de viudedad decente pero si se jubilan no pueden acceder a una mediana pensión de jubilación para ellos mismos.

La autora presenta datos reales y ajustados a España y contrastados con informes de las situaciones actuales en otros países europeos. Hay que decir dos cosas de este ensayo: una es que no se trata de un libro teórico, está basado en cifras más concretas que porcentuales o estimativas, lo que hace difícil refutar la mayoría de las afirmaciones presentadas, y la otra es que la autora no se limita a señalar los hechos, ofrece soluciones coherentes.

Con una actitud comedida, sin demagogias ni reivindicaciones viscerales, María Pazos nos muestra un análisis detallado de cómo el sistema impositivo español desgrava más por una esposa no trabajadora que por una criatura a cargo, cómo esos beneficios económicos por no entrar en el mercado laboral combinados con los correspondientes en las pensiones de viudedad pueden hacer rentable el que la mujer deje su trabajo con tranquilidad para dedicarse a cuidar de familiares ascendentes y descendentes, cómo los permisos laborales parentales siguen fomentando que sea la mujer la que los disfrute y cómo, además, se fomenta la economía sumergida desde la propia administración. Para las personas no versadas en asuntos fiscales y legales se explican importantes conceptos como equidad y eficiencia, los efectos que el empleo a tiempo parcial tiene sobre el sistema de pensiones, la elasticidad laboral en las mujeres, e incluso los mitos de los efectos de la población inmigrante sobre la situación de las mujeres.

Este ensayo será un referente en temas de igualdad fiscal y económica durante mucho tiempo, tanto por lo concreto de su investigación como por las propuestas generales que plantea en materias de igualdad para las mujeres. Seas hombre o mujer, entiendas de economía o no, estés al tanto o no en temas de igualdad, este libro te hará pensar sobre las leyes y normas que creías comprender. Si solo vas a leer un ensayo este año, que sea este. María Pazos Morán ha realizado un trabajo impecable sobre cómo el gobierno puede fomentar o frenar la igualdad de sus ciudadanos.
 

 Portada de Desiguales por ley
Desiguales por ley María Pazos Morán

En lo que conocemos como “mundo desarrollado”, la mayoría de la población se muestra en las encuestas a favor de la igualdad, las leyes ya no distinguen los derechos atendiendo al sexo de las personas y en muchos países existen “políticas de igualdad”. Entonces, ¿cómo es posible que persistan las desigualdades entre hombres y mujeres? María Pazos Morán explica en este libro que las políticas públicas vigentes proporcionan incentivos económicos para que se mantenga la familia tradicional, no permiten que ambos sexos puedan repartirse igualitariamente el cuidado de sus criaturas y personas dependientes e impiden a muchas mujeres mantenerse en el empleo de calidad durante toda la vida.

En definitiva, a pesar de la retórica oficial, no se ofrecen condiciones materiales para la igualdad. En el actual contexto de liquidación de las políticas sociales, la autora argumenta la necesidad de mantener y profundizar estas políticas y de eliminar sus actuales sesgos de género y, apoyándose en la experiencia internacional, esboza una vía para el cambio estructural hacia una sociedad compuesta por personas sustentadoras/cuidadoras en igualdad. Además, contradice de forma argumentada percepciones ancestrales firmemente arraigadas, como que son las mujeres quienes eligen especializarse en el trabajo doméstico y de cuidados, que la desigualdad beneficia a la economía o que una sociedad igualitaria es utópica. Pero, sobre todo, defiende que justicia social y de género son inseparables y que las reformas propuestas beneficiarán a todos los seres humanos. Una visión sintética e integradora que llenará un vacío en la literatura internacional sobre igualdad de género y sobre política social.

Reseña de Ortotipografía para diseñadores, de Raquel Marín Álvarez

Ortotipografía para diseñadores

 

La ortografía es el conjunto de normas que regulan la escritura de una lengua (para separar los elementos de una enumeración se pone una coma). La ortotipografía se define como «el conjunto de usos y convenciones particulares por las que se rige en cada lengua la escritura mediante signos tipográficos» (en qué posición, altura y grosor se pone una coma). La importante diferencia entre ambas definiciones está en que si, para la ortografía tenemos unas normas claras, para la ortotipografía no, las características ortotipográficas se basan en «usos y convenciones». Obviamente ambas disciplinas están interconectadas y se solapan, aunque no debería ser así (pero la ortografía tiene ínfulas ortotipográficas a veces, y a la ortotipografía le da envidia la fama de su hermana).

Uno de los grandes descubrimientos de este libro (algo vergonzoso, al menos para alguien que se dedica a esto) echa por tierra la famosa anécdota, más bien leyenda urbana, del oficinista que pregunta al informático de la oficina: «¿Cómo se ponen los números en mayúscula?»; pues bien, resulta que sí existen los números en mayúscula… más o menos.

Raquel Marín no solo unifica criterios, también ofrece ejemplos de diferentes posibilidades de empleo de signos ortográficos —no olvidemos que no hay normas claras al respecto de muchos de los casos que nos podemos encontrar a la hora de representar un texto— como citas, acotaciones, enumeraciones.

Como el texto indica en este manual, los teclados qwerty, el paso de la máquina escribir al ordenador, el conjunto de caracteres ASCII, han definido nuestra manera de emplear los signos ortográficos. Un buen e interesante ejemplo, detallado en el libro, es el reemplazo que en nuestra cultura las comillas latinas [«»] han sufrido por las inglesas [“”] e incluso más comúnmente se las reemplaza por gemelas mecanográficas [""]; y todo simplemente por no aparecer en el teclado estándar de los ordenadores personales.

Solo por esta última razón cualquier persona amante del lenguaje debería leer este libro, breve y al grano, pero desde luego, cualquier persona dedicada al diseño gráfico, la maquetación, cualquiera con un interés en redactar correctamente, debe absolutamente echar un vistazo a este tratado de ortotipografía. De la misma manera que no escribimos las palabras sin acento, todo en mayúsculas, o sin puntuación, deberíamos prestar más atención a cuándo usar paréntesis, cursivas o guiones.

 Portada de Ortotipografía para diseñadores
Ortotipografía para diseñadores Raquel Marín Álvarez

¿Qué diferencia hay entre las comillas latinas («»), inglesas (“”), simples (‘’), mecanográficas (") y la doble prima ('')? ¿Cuándo debemos usar cada una de ellas? ¿Cómo distinguir entre el guión (-), la raya (—) y el signo menos (–)? ¿Cómo se destaca una palabra en un titular? ¿En cursiva, en negrita, «entre comillas»?

Si eres diseñador gráfico y en alguna ocasión te has topado con alguna de estas dudas, este es tu libro: el primer manual de ortotipografía pensado específicamente para los profesionales del diseño. La palabra ortotipografía refiere al conjunto de reglas que determinan el uso lingüísticamente correcto de la tipografía. Para el profesional de la comunicación su conocimiento es imprescindible, no solo para saber aplicar sus normas con corrección, sino también para poder explotar con rigor el potencial expresivo —visual y lingüístico— de cualquier familia tipográfica.

Con un estilo ameno y directo y el apoyo de una amplísima muestra de ejemplos, este libro aborda los problemas y dudas ortotipográficos que suelen asaltar con más frecuencia al diseñador e incide en las cuestiones de diseño que se solapan con la corrección ortotipográfica. Esta guía se convertirá en un manual de cabecera imprescindible para el profesional de la comunicación gráfica.

Reseña de La publicidad sí vende, de Pilar Buil y Pablo Medina

cab-la-puvblicidad-si-vende

 
Quizás sea por los personajes de tan alto nivel entrevistados, o su amplia experiencia y trayectoria, o por la buena dirección de las entrevistas, pero un libro basado en diez entrevistas no tendría por qué acabar convirtiéndose en un manual de consejos; y sin embargo es lo que ocurre con La publicidad sí vende.

Es un libro sobre publicidad muy completo, una historia de la publicidad en España, que a pesar de venir en boca de sus protagonistas, incluso competidores entre ellos, suena bastante objetivo al leer una decena de puntos de vista y todos concordantes.

Como se menciona en el propio libro, «es un legado histórico, realizado por los padres de la publicidad en España y dirigido a los futuros profesionales de este sector [la publicidad]»

Pero el libro aspira a algo más que un conjunto de entrevistas, y en su segunda parte analiza la importancia de la docencia en la mejora y avance de la profesión publicitaria; al fin y al cabo tanto Pilar Buil como Pablo Medina son profesores de la Universitat Internacional de Catalunya (UIC).

Imperdible el análisis final de los coautores donde recopilan las diez características principales que cualquier persona que pretenda dedicarse, o mejorar, en la carrera de la publicidad debería tener.

La publicidad ni está peor que antes ni mejor, es una profesión creativa inmersa en un medio que cambia tanto o más rápido que la sociedad a la que se dirige, y todos los protagonistas del libro, que a su vez fueron y son los protagonistas del mundo publicitario, están de acuerdo en que la publicidad española fue de las número uno y sigue estando en el podio, aun así sorprende leer a todos estos maestros lamentarse de la actual falta de conexión con los clientes, problema que ven como principal, y cómo se ha deteriorado esa relación con el anunciante, y banalizado sus expectativas.

Las personas interesadas en el mundo de la publicidad, sobre todo quienes trabajen en ella, tienen la posibilidad de echar un vistazo al cerebro de diez de los grandes y, sobre todo en los dos últimos capítulos, cualquier persona que quiera dedicarse a la publicidad puede tener en su mesilla un decálogo de la mano de los mejores oráculos para guiar su carrera.

 

  •  Portada de La publicidad sí vende

    La publicidad sí vendePilar Buil y Pablo Medina

    • Ediciones B
    • 2013
    • 978-84-666-5388-6
    • Español
    • Entrevistas
    • 216pp.

    ¿Cómo será la publicidad en los próximos años? La publicidad sí vende responde a esta pregunta a través de la experiencia de diez grandes publicitarios españoles a los que une su pasión por alcanzar la «gran idea», su proyección internacional y su máximo protagonismo en el sector en los últimos treinta años.

    Los diez profesionales entrevistados aportan una reflexión práctica y a la vez conceptual sobre los retos a que deberá hacer frente la industria del marketing y de la comunicación en los próximos años, entre ellos la construcción de marca, la dirección de equipos, la generación y gestión del talento, el liderazgo compartido con el anunciante, el desarrollo de estrategias creativas y la presencia de la marca en el día a día del consumidor.

    La capacidad visionaria de diez de los publicitarios que convirtieron a España en la tercera potencia mundial del sector ayuda a entender el presente de esta profesión y a predecir su futuro.

Reseña de La trabajadora, novela de Elvira Navarro

la trabajadora

Elisa sobrevive a duras penas corrigiendo estilo para editoriales, a pesar de su tesón y profesionalidad el sistema editorial de subcontrataciones no ayuda nada a tener unos ingresos estables, así que recurre a compartir su pequeño piso y así Susana entra en escena a alterar la vida de la protagonista. Si Elisa vive buscando la estabilidad, Susana se maneja con soltura por la libertad y falta de previsión, y es quizás esta característica la que más perturbará a la trabajadora.

Pero las narraciones de Elvira Navarro no se basan en las relaciones entre personajes, ni entre los personajes y su entorno. Como en sus anteriores novelas, los conflictos están siempre encerrados en la mente de los protagonistas; los miedos a la soledad, entendiendo soledad como quedarse a solas con uno mismo, los miedos a la falta de control, por lo tanto seguridad, y también, de una manera más concreta, el miedo a las grandes ciudades, al monstruo ciudad, con todos sus elementos.

La ciudad está más que presente en esta novela, la ciudad es Madrid una vez más, en la que aparece representada y, como en un juego de cajas chinas, meta representada. Elisa recorre la ciudad que le fascina y atemoriza, crea el mapa mental en sus paseos, y Susana crea mapas reales en papel; Susana domina la ciudad al recrearla y Elisa es dominada por la ciudad al caminarla.

Elvira Navarro es una de las escritoras actuales que más definido tiene su estilo literario; parece experimentar con los límites de la novela, pero en realidad, o eso aparenta, su narrativa es fluida y natural. Es una novela de extensión corta, y eso, y la manera en la que su escritura corre por la páginas, la convierten en una obra de fácil y rápida lectura, pero no por eso ligera. Si alguien quiere leer a dónde está yendo la novela hoy en día, esta es la obra que puede abrirle la puerta. Muy recomendable.

 Portada de La trabajadora
La trabajadora Elvira Navarro
  • Literatura Random House
  • 2014
  • 978-84-397-2806-1
  • Español
  • Novela
  • 160pp.

Elisa Méndez trabaja como correctora para un gran grupo editorial. Sus escasos ingresos la obligaron a mudarse a un piso al sur de Madrid, y para poder pagar el alquiler aceptó como inquilina, por recomendación de su amigo Germán, a su antigua colega Susana, una estrambótica e inmensa rubia con algunos problemas mentales que acaba de regresar de una temporada en Utrech. Susana es una artista que hace collages con trozos de mapas, pero que trabaja como teleoperadora. Elisa siempre está intentando sonsacar información sobre sus labores a Susana, aunque sea sólo para conseguir un trabajo similar con el que lograr llegar a fin de mes, pero nunca lo consigue. Años después, Elisa intenta poner punto y final a una novela que cuenta todo lo que vivió en el pasado. Sentada frente a su psiquiatra, le expone que necesita que la terapia le sirva de coda a su obra; y que su superación del miedo y su paranoia serán narradas como un capítulo final a partir de sus conversaciones. Pero la cuestión es, ¿y si no consigue superarlos? Entonces el libro, y la vida, tendrán que quedarse como están.

 

Reseña de El joven Moriarty y la planta carnívora, de Sofía Rhei

El joven Moriarty y la planta carnívora

A la mayoría de las personas que conocen a Sherlock Holmes, pero no lo han leído mucho, les sorprendería saber que Sherlock nunca dijo la apócrifa frase “elemental, querido Watson“, en ninguna historia se le describe vistiendo un gorro de cazador de ciervos ni fumando en una pipa de calabaza, y que su, curiosamente, archienemigo, James Moriarty, básicamente solo aparece en una historia corta. Sin embargo en el imaginario popular, esas tres características son, precisamente, las más reconocidas por la mayoría de la población, y es así que Moriarty se haya convertido en uno de los villanos más inteligentes a la par que misteriosos de la literatura. Sofía Rhei, al igual que muchos holmesianos, pensó claramente así cuando escribió la primera novela basada en la infancia de James Moriarty, El joven Moriarty: El misterio del dodo, en la que conocimos la personalidad del pequeño James y seguimos sus artimañas y aventuras cuando su tío le regaló nada menos que un auténtico, y no extinto, dodo.

En la segunda entrega de las aventuras del joven Moriarty, El joven Moriarty y la planta carnívora, James, su amiguito Watson, y su competitiva, y hermosa, hermana Arabella, visitarán a sus tías y asistirán la presentación en sociedad de una nueva especie de planta carnívora. Si en su primera novela, Moriarty, Watson y Arabella se codean con Charles Darwin y Lewis Carroll, en esta ocasión les veremos compartir escena con Jules Verne y algún que otro personaje que nos dará alguna agradable sorpresa.

Con reminiscencias a los ambientes y sentido del humor característicos de Lemony Snicket, pero con un estilo propio, Sofía Rhei ha creado de la nada personajes odiosamente entrañables, y sin caer en la tentación de crear una novela a base de viñetas, narra un mundo propio en una historia bien hilada en la que los personajes y sus personalidades son el foco del atractivo de esta, ya, serie de novelas.

Evidentemente a quien le guste Sherlock Holmes, no es necesario ser un experto, la época victoriana, o simplemente la buena literatura con humor, le encantará esta novela llena de guiños históricos y literarios. Sofía Rhei vuelve a entretener con inteligencia y con unos personajes que promete, para nuestro deleite, retomar.

 

 Portada de El joven Moriarty y la planta carnívora
El joven Moriarty y la planta carnívora Sofía Rhei

Londres es una ciudad llena de maravillas y de misterios, especialmente para quien no deja de buscarse problemas allá donde va. Y eso que parecía que iban a ser unas vacaciones tranquilas... Sin embargo, nada más llegar, el pequeño James Moriarty y su irritante hermana Arabella se enfrentan a una peculiar competición para conseguir un jugoso pellizco de la herencia de su tía Charity.

Y después hay un pequeño “accidente” en el Museo Británico, un niño que toca el violín sospechosamente bien, una araña gigante, un importante pintor que se convierte en cómplice, un edificio con un siniestro pasado, un inventor de incógnito, la planta carnívora más grande del mundo, un joven irlandés obsesionado con los colmillos, y una selva tropical en pleno Londres en la que nadie está a salvo.

El bueno de John Watson no gana para sustos. Solo hay una manera de saber quién ganará la apuesta, qué pasará con el diario secreto del tío Theodosius, qué hace en Londres un francés llamado Jules Verne, o de quien es el fantasma que dicen que hay en la casa de la tía Charity: leyendo la segunda parte de las aventuras del pequeño James Moriarty.

Reseña de Última temporada: Nuevos narradores españoles 1980-1989

Última temporada: Nuevos narradores españoles 1980-1989
Hace poco alguien comentaba que una antología es como una fiesta, en la que ves a antiguos conocidos y te presentan a alguna gente nueva. En el caso que nos ocupa puede ser más difícil que esa analogía nos haga reencontrarnos con muchas conocidas porque se trata de una selección de escritores y escritoras que básicamente han comenzado a publicar hace unos siete años. Las dos premisas demográficas para esta antología se basan en que todas las personas participantes nacieron en la década de los ochenta, y la mitad exacta son mujeres. En el prólogo, Alberto Olmos, encargado de la selección, ya declara que una de las condiciones ha sido la de “reunir al mismo número de autores que de autoras” porque, comenta, “la paridad nunca ha sido tenida en cuenta en libros de esta especie publicados en España“.

Los relatos en este volumen se podrían agrupar en tres temáticas básicas, fruto del azar según se lee en el prólogo; relatos de comentario social, relatos de relaciones interpersonales y relatos más experimentales y largos. Y más o menos así se han agrupado.

Aixa de la Cruz, con Abu Ghraib, nos cuenta magistralmente, a través de una carta de una presa, la historia intrigante de cómo una mente obsesiva la condujo a su situación actual, un tema que tratará también Rebeca Le Rumeur en el brevísimo e inquietante Mis animales. Una denuncia social cada día más vigente nos la narran en Fatoumata Tourai y veinticinco hijos de puta, a través de la impotencia de una traductora que media en una comisaría y que, con destreza gracias a Cristina Morales, nos transmite la asfixia de la narradora.
Las relaciones están presentes en varios cuentos, en Bellas ruinas, de María Zaragoza, una pareja encontrará su punto de unión en su pasión por la arqueología tras una catástrofe, en El vuelo del moscardón, Jenn Díaz demuestra un brillante análisis de los juegos mentales de una pareja que no consigue romper; en Descenso, de María Folguera, una pareja que no lo es disfruta su compañía, y Laura Fernández en Cafeteras de Otro Mundo Vanderbilt nos demuestra que las relaciones amorosas tienen la misma problemática para terrícolas que alienígenas.

Dentro de Ojalá nos cogerían Jimina Sabadú perfila perfectamente el discurso interno y la voz de la protagonista focalizando el mundo a través de ella, como harán también Paula Cifuentes con Los gusanos de seda, con una niña protagonista que no entiende los eventos que la rodean y Aloma Rodríguez con los recuerdos de crecimiento físico y psíquico en Agosto, Teruel.

La selección de esta antología no podría ser mejor, tanto las temáticas como la diferencia de perfiles narrativos demuestran una diferencia generacional con narradoras más consagradas, así que el objetivo de mostrar un mapa de la literatura de una generación queda conseguido. Sean del estilo que sean, estos relatos son de una calidad equiparable, algo no tan frecuente en antologías que en un principio aúnan a escritores tan diversos.

Cuentos de todo tipo y de diferentes extensiones que garantizan una lectura más que interesante, y nos darán una visión de la narrativa actual que parece pasar más desapercibida de lo que debería.