Lo mejor de la semana

chica-portatil

Ana Garralón, experta en Literatura Infantil y Juvenil, demostró que no lo es en comunicarse con el sector infantil y juvenil. Esta semana escribió un artículo en la revista Letras Libres, Retrato del reseñista adolescente, poniendo a parir a los booktubers, blogueros y a todos los que les hacen caso. Se ve que no le gustan los booktubers. O la gente joven. O algo. El artículo, un pelín insultante para los tres colectivos, provocó que le respondiese mucha gente. No, eso no le gustó tampoco.

En otro idiomas ha ocurrido una cosa muy bonita (aberibiutifulzing en inglés), en el Reino Unido, país al que pertenece y pertenecerá muchos años Escocia (nos hemos enterado hace poco). Se ha dado a conocer la lista de nominados (jijijí, adelanto que podríamos decir nominadas) al National Short Story Award de la BBC, un premio de relatos nacional (nacional de su país, no del nuestro, que no haya líos) y todos los relatos finalistas están escritos por mujeres: Tessa Hadley, Francesca Rhydderch, Lionel Shriver, Zadie Smith y Rose Tremain.

Pilar Adón ha dicho que igual el año que viene tiene nueva novela. Falta mucho, nos tememos, y no está garantizado. «Lo único importante es ofrecer una obra de calidad y no dejarse llevar por las presiones ni las prisas», comentó en una interesantísima entrevista, e igual tiene razón.

El blog La ventana de los libros ha vuelto, y parece ser que la novela de Sofía Rhei, El joven Moriarty, les ha gustado tanto como nos gustó aquí.

Tendremos que esperar al 25 de noviembre para leer la tercera y última entrega de la saga del Baztán de  Dolores Redondo. Calma, calma. El otro día la oímos decir que «No sé por qué se empeñan en que todos lean, no es algo para todo el mundo». Y estamos de acuerdo.

¿Crees que todo el mundo está hecho para leer?

Dónde y cómo comprar libros en Internet

comprar-libros-internet

Para algunas personas leer es como respirar. Esta afirmación puede parecerte un poco exagerada, y lo es: porque el aire es gratis y está por todas partes, y para leer libros hay que comprarlos y no siempre son fáciles de encontrar. Si es que hay que explicarlo todo…

Pero desde que los seres humanos descubrimos Internet (que estaba ahí todo el rato, fíjate tú, pero nadie lo había visto. Verdad de la buena.) leer se ha vuelto más fácil, porque encontrar libros desde tu sofá, usando tu tablet, y comprarlos, y que te los lleven a casa, es el mejor invento desde la manzana (invención genial del Marqués de la Pomme en 1718. Otros historiadores se lo atribuyen a Isaac Newton, un trabajador de Apple. Parece ser.).

Aquí en escritoras.com, dónde si no, estamos comprando libros día sí, día no, y el día que no, estamos buscando libros para comprar el día que sí. Y dada nuestra deformación (no preguntes, es muy fea) siempre nos encaprichamos de libros descatalogados. Además siempre estamos mirando el dinero (como Fagin en Oliver Twitter) y buscamos los libros más baratos. Hacemos lo mismo con los yogures.

Esta es nuestra lista de librerías en Internet tanto para libros de primera como de segunda mano. Todas venden a multitud de países. Hemos comprado en las cinco y no nos ha pasado nada malo nunca. Todas aceptan tarjetas y tienen diferentes métodos de envío. Y, al contrario de lo que puedas pensar, ninguna, ninguna, te va a regalar los libros por tu cara bonita. Tendrás que pagar.

Continuar leyendo

Las 8 nuevas novelas para leer este otoño

Mujer-Leyendo-autumn-winslowHomer

El calor baja y en algunos sitios hay que ponerse ya la rebequita al caer el sol, hija mía, que cómo se ha pasado el verano, qué rápido, ha sido un suspiro, no somos nada, mira a tu abuelo… Pero volver al trabajo, y a cambiar la manera de vestir no es lo único que trae el otoño, La vida vuelve a su sitio y llegan las novedades literarias, porque arranca la temporada.

Aquí tienes las nuevas novelas devorables para esta nueva etapa.

  1.  Portada de El juego de los cementerios
    El juego de los cementerios Clara Peñalver
    • DeBolsillo
    • 2014
    • 978-84-9032-967-2
    • Español
    • Novela
    • 368pp.

    Con el caso del Asesino de la Hoguera, Ada Levy aprendió dos cosas sobre sí misma: tiene un talento natural para la investigación criminal y una facilidad innata para buscarse problemas. Su nuevo caso como detective recién titulada promete ser tan o más peligroso.

    Todo empieza cuando descubre varias tumbas iguales en distintos puntos del país. Todas son de granito verde con ramitos de margaritas en las esquinas y una misteriosa inscripción.

    Temeraria como es, no puede resistir la tentación de profanar una de ellas. Lo que encuentra es escalofriante: una pintura y una esclava con la inscripción «Daniel 4/5/1980». El hallazgo está relacionado con la desaparición de siete niños entre 1981 y 1987, y todo apunta a que ha sido obra de un asesino en serie.

    Mientras intenta recuperar el equilibrio emocional tras todo lo vivido, la perspicaz e intuitiva Ada se empeñará en resolver el rompecabezas antes de que haya un nuevo asesinato...

    Mira que te avisamos, que no haya quejas. ¿Te has leído este verano Cómo matar a una ninfa? Porque ya está aquí la segunda parte de las aventuras de la detective Ada Levy. Aunque es cierto que puedes leer la segunda entrega sin haber leído la primera, disfrutarás más las aventuras e intrigas en este buen ejemplo de novela de detectives al más puro estilo clásico.
  2.  Portada de El jardín de la memoria
    El jardín de la memoria Lea Vélez

    Fue un otoño extraordinario. El otoño en el que tú me enseñaste a vivir y yo te enseñé a morir. Durante la última aventura, filosofamos, investigamos, leímos las viejas cartas de tu hermano Stephen. Las cartas que relatan una época y un pasado familiar. Gracias a una antigua foto en un sobre con matasellos de Sheffield, encontré respuesta a la dudosa paternidad de Gill.

    Me encanta hacer de detective. Las cosas de Stephen siguen en la buhardilla, metidas en sus cajas de bombones y a veces las saco y releo una poesía del cuaderno infantil. Allí, en la Inglaterra de 1957, estaban las respuestas y mientras yo escribía este Jardín transcribiendo cartas amarillas por el tiempo, tú lograste perdonar.

    Pienso en la sonrisa del otro protagonista de este relato: Francesc Boix. Te fascinó la vida del republicano español, testigo de Núremberg, fotógrafo de guerra. Yo te contaba sus hazañas,que están en esta novela y que no sé si es novela porque todo lo que se cuenta en ella sucedió de verdad.

    Ese verano volvimos a Malmesbury. Tenías razón. No existe un lugar con más encanto en Inglaterra. Los niños se disfrazaron de caballeros y cruzaron aceros de plástico en los jardines de la abadía. Hicimos un picnic. Entre saltos, tumbas de piedra, juegos y merienda, esparcimos tus cenizas bajo un roble centenario.

    Entro de nuevo en este otro jardín, El jardín de la memoria, ojeo sus páginas, riego con cuidado el primer beso que nos dimos y ese último que a veces es como el primero de un nuevo cariño real, invisible. Ahora estás hecho de un aire que empuja con constancia mi columpio. Subo y bajo, y veo más allá de los campos y de los tejados, entendiendo cómo hay que vivir.

    Tres años después de aquel otoño extraordinario, me siento plena, sabiendo que ganamos y que había que contarlo. Para demostrar lo que digo, aquí está nuestra historia.

    Una relato que versa sobre un otoño muy concreto en la vida de la autora. Lea Vélez, tras encantarnos este año con La cirujana de Palma vuelve ahora con una historia muy personal.
  3.  Portada de El comité de la noche
    El comité de la noche Belén Gopegui
    • Literatura Random House
    • 2014
    • 978-84-397-2909-9
    • Español
    • Novela
    • 272pp.

    Alex es una mujer de mediana edad de Madrid. Y como tantas mujeres de mediana edad de Madrid, está en paro y después de la separación ha ido a vivir con sus dos hijos a casa de sus padres. Instalada de nuevo en la precariedad, Alex cumple una rutina tan previsible como poco emocionante. Solo las ocasionales escapadas nocturnas para asistir y participar en reuniones políticas incentivan sus inquietudes traicionadas.

    Carla también es una mujer de Madrid. A sus veintiocho años ya le ha tocado vivir dos ERE en su propia piel, no tiene pareja y comparte un piso con otras cinco personas. Instalada asimismo en la precariedad, no es extraño que busque un trabajo en el extranjero. Y lo encuentra en una empresa de Bratislava dedicada a la fabricación de medicamentos hechos con sangre, los homoderivados. No se lo piensa ni un momento antes de aceptar.

    Hasta aquí la novela social, pero cuando llevamos veinticinco páginas de lectura emocionada, la novela da un giro radical e instala al lector en una realidad distinta, en el mundo acelerado y trepidante de los thrillers más potentes.

    El espionaje industrial, el tráfico de plasma, las maniobras de las compañías farmacéuticas para hacerse con el control del mercado Tras su llegada a Eslovaquia, y por mucho que intente mantenerse al margen, Carla se ve progresivamente involucrada en una trama desquiciante que hará peligrar su vida, aunque Alex está dispuesta a ayudarla.

    Vuelve Belén Gopegui, y nos trae una novela breve. Léete bien la sinopsis de esta novela y si no te entran ganas de leer este libro es que no tienes sangre en las venas… pero aún así puedes escoger otra lectura, claro.
  4.  Portada de Adivina quién soy esta noche
    Adivina quién soy esta noche Megan Maxwell
    • Esencia
    • 2014
    • 978-84-08-13027-7
    • Español
    • Novela
    • 496pp.

    Yanira y Dylan se trasladan a Los Ángeles para organizar todos los preparativos de su boda. Allí las cosas se complican cuando una ex amante de él pierde los papeles y eso casi le cuesta la vida a la joven. Una vez recuperada, se casan y comienzan una vida pletórica y feliz. Ambos son dos fieras del sexo. Les gusta el morbo, la fantasía y experimentar cosas nuevas. Juntos inventan un juego llamado «Adivina quién soy esta noche», plagado de lujuria, posesión y sensaciones donde los límites los ponen ellos mismos. Todo marcha a las mil maravillas, hasta que Yanira regresa a los escenarios. Lo que para ella es un sueño hecho realidad, para Dylan será el punto de partida de muchos problemas, desconfianzas, celos y rupturas que se multiplicarán con el malmeter de la prensa. Yanira y Dylan no podrán evitar que sus vidas se descontrolen de una manera que ninguno de ellos pudo nunca imaginar.Adivina quién soy esta noche es una novela llena de humor, donde la sexualidad y sensualidad de los protagonistas harán que tu cuerpo entre en combustión. Con seguridad, cuando cierres el libro, buscarás a tu pareja y le susurrarás al oído, dispuesta a jugar: «Adivina quién soy esta noche».

    Míralo así: otoño, fresquito, camita templada, libro y Megan Maxwell con ganas de subirte la temperatura. Cuando la jefa de la literatura erótica se pone, probablemente tú también… nada que añadir.
  5.  Portada de Tempus
    Tempus Nerea Riesco
    • Minotauro
    • 2014
    • 978-84-450-0206-3
    • Español
    • Novela
    • 496pp.

    ¿Y si tuvieras todo el tiempo del mundo y no fuera suficiente?La vida de la joven Daniela Green cambia para siempre cuando su padre, el prestigioso profesor Leonard Green, es brutalmente asesinado en su despacho de la universidad de Cambridge. Aún conmocionada por la noticia, Daniela recibe la llamada de uno de los alumnos de su padre, Richard Chanfray, quien le informa de que corre un grave peligro y de que él es la única persona en quién puede confiar. El enigmático joven dice encontrarse en posesión de un importante secreto... un secreto que pondría en riesgo la integridad de un grupo de personas que están dispuestas a todo para proteger su modo de vida. A partir de ese momento, Richard y Daniela emprenderán una vertiginosa huida sorteando los peligros que encontrarán a su paso, incluidos los provocados por sus propios sentimientos.

    Empieza esta novela cuando tengas tiempo (no, no es solo un juego palabras) porque en cuanto comiences a leer esta novela histórica llena de misterios, no podrás dejar de pasar páginas; leyendo cada una, claro, si no no vale. Tómate tu tiempo con Daniela Green. Ahora sí, broma fácil.
  6.  Portada de Los pasos que nos separan
    Los pasos que nos separan Marian Izaguirre
    • Lumen S.A.
    • 2014
    • ISBN9788426401380
    • Español
    • Novela
    • 384pp.

    La bora, el viento que azota Trieste en ciertas épocas del año, es un aire apasionado que dura poco pero dobla el cuerpo y muda el ánimo. Salvador y Edita se conocieron en esta ciudad un día de primavera de 1920. Soplaba el viento, y todo cambió. Ella había nacido en Liubliana y él en Barcelona, y los dos rondaban los veinte años, una edad espléndida para permitirse cualquier locura, pero Edita, hermosa y discreta, estaba casada y tenía una hija. Salvador solo tenía su trabajo en el taller de un gran escultor y ganas de ser por fin un hombre y pisar fuerte en la vida.

    Luego, en Barcelona, casi a finales de los años setenta...Un hombre ya mayor y viudo que busca ayuda para volver a Trieste y a todos los lugares donde un día creyó ser feliz, y una chica, Marina, que va a ir con él para buscar un futuro. Y entre Salvador y Marina, de repente, casi sin avisar, los recuerdos: un parque a orillas del mar, las sábanas revueltas de un amor a media tarde, un andén, una niña que se aleja, y una espléndida tabla renacentista con una Virgen que mira y duda.

    Marian Izaguirre es la autora de la preciosa La vida cuando era nuestra en la que la protagonista vendía libros, en La vida elíptica investigamos una muerte relacionada con una novela, y ahora la protagonista de su nuevo libro se llama Edita ¿casualidad?, no creo. Si te gusta la literatura, cómo no vas a leer este libro…
  7.  Portada de Ofrenda a la tormenta
    Ofrenda a la tormenta Dolores Redondo
    • Destino
    • 2014
    • 978-84-233-4868-8
    • Español
    • Novela
    • 440pp.

    Una mujer denuncia que la muerte súbita de su nieta, oficialmente una muerte de cuna, le parece sospechosa tras el comportamiento extraño del padre de la niña, que ha sido detenido cuando intentaba robar el cadáver pronunciando palabras inconexas acerca de entregar a su propia hija. El bebé tiene unas marcas rojizas en el rostro que indican que ha habido presión y parece claro que ha sido asesinada. La abuela de la pequeña habla de una criatura mágica de la zona, un ser maléfico, causante de las pesadillas que producen en el durmiente una inmovilización que les impide despertar. Se trata del inguma, el ser que arrebata la vida durante el sueño.

    La investigación de este caso llevará a Amaia y a su equipo a descubrir algunas irregularidades en casos parecidos que se produjeron en el valle en el pasado, demasiados casos en una zona relativamente pequeña.Y entonces, trasladado por orden del juez Marquina, el asesino Berasategui aparece muerto en su celda, tras un coma inducido por una droga que alguien ha tenido que facilitarle.

    Trepidante y estremecedora, la trama se acelera hacia una resolución sorprendente, en la que Amaia debe enfrentarse al auténtico origen de los sucesos que han asolado el valle del Baztán. Y mientras una impresionante tormenta de nieve parece querer sepultar una verdad demoledora.

    Una vez más: te habíamos avisado, este otoño se cierra la hiper-mega-exitosa trilogía del Baztán de Dolores Redondo. Esta última entrega promete ser igual de intrigante que las anteriores, El guardián invisible y Legado en los huesos. Noviembre, noviembre…
  8.  Portada de Demonios familiares
    Demonios familiares Ana María Matute
    • Destino
    • 2014
    • 978-84-233-4846-6
    • Español
    • Novela
    • 180pp.

    Julio del 36. Una pequeña ciudad del centro de España.

    Eva vuelve a la casa familiar tras la quema del convento donde estaba como novicia. Su padre, el Coronel, un hombre conservador y autoritario que siempre ha tratado a su hija con un amor distante, está paralítico desde hace años y dirige su hacienda desde la silla de ruedas, asistido por Yago, un hombre oscuro cuya historia tiene muchos secretos.

    En el bosque cercano a su casa, Eva encuentra el cuerpo malherido de un paracaidista, y ayudada por Yago, que reconoce al muchacho, lo trasladan al desván. Eva sabe que debe mantener la presencia de Berni en el más absoluto secreto, y más desde que la zona ha sido tomada por el bando nacional. Dedicada al cuidado de Berni, la joven e inexperta muchacha experimentará un sentimiento que sabe que no debe sentir, algo que traiciona a todos cuantos ama.

    Junto con el anterior es el libro más esperado de esta temporada. La última, póstuma, novela de Ana María Matute. No tenemos nada que decir salvo lo que ella misma comentó antes de morir: «Es mi mejor novela y mi testamento literario.»

¿Cuál te apetece más de las ocho?

La crítica y la reseña de libros

libros02
Esta semana en la revista literaria Letras Libres, Ana Garralón, publicaba un artículo, Retrato del reseñista adolescente, bastante desmedido y, a veces directamente absurdo, en el que, confundiendo crítica con reseña, desprestigiando un medio entero (medio y entero ¿lo pillas? Es bueno.) y atacando tanto a reseñadores en vídeo y a todos los que les siguen, la autora parece haberse despachado a gusto contra lo que parece ser un fobia personal. Aun así el fundamento del artículo toca de soslayo todos los clichés típicos de las discusiones sobre la crítica.

Si algo llama siempre la atención de los blogueros y booktubers es su desconocimiento de lo que es un crítico. Se les nota en que están continuamente excusándose porque no son «críticos literarios sino tan sólo lectores normales y corrientes». Como si los críticos fuesen Licenciados en Crítica, Doctores en Crítica, o mutantes nacidos con el gen CRYT1A (encargado de la codificación de la Criticina).

Pero no se puede culpar a esta juventud alocada de no saber qué es un crítico. Los propios críticos tampoco lo saben. Creen que sí; pero no lo saben.

En España, en español, el término crítica literaria se aplica tanto a la verdadera crítica, la académica (la universitaria, se dice academia porque hay gente que cree que hay más academia que la universidad. Y no. Son sinónimas en la práctica, y amiguitas en la teoría. No juzguemos.), como a las reseñas en suplementos y revistas culturales. Pero no es lo mismo. Aunque no lo sepan.

Sin entrar en definiciones lexicográficas inequívocas (o sea, hablando en plata), la crítica literaria se hace en revistas académicas, no la lee el público no especializado, no se encuentra en quioscos, tiene una extensión larga y, como no está destinada a sugerir la lectura de una obra, se puede permitir el lujo, y lo hace, de destripar el final de la obra (hacer todo-lo-que-es-el-spoiler), porque una crítica literaria tiene poco o ningún sentido si no se ha leído previamente el libro criticado. Además no tiene ningún formato, estructura o temática; podemos hacer crítica de las subjuntivas en Entre visillos, el papel de la mujer en las obras de Jenn Díaz, o simplemente analizar la última novela de Espido Freire. Para hacer esta crítica es necesario tener unos conocimientos literarios concretos; pero la realidad es que nadie que no los tenga se aventuraría a hacer este tipo de crítica literaria y, en cualquier caso, ningún medio que publica estas críticas se lo permitiría.

Las reseñas o recensiones, y por favor escojamos una de estas dos palabras y empecemos a darles vida, son muy fáciles de identificar. Una reseña es lo que todo aquel que la hace en este país se cree que es una crítica. Leamos la definición de crítica, pongámonos en la piel de un crítico y entenderemos la confusión.

Una reseña es un texto breve que está dirigido a personas que no se han leído el libro y quieren decidir si vale la pena leerlo o no. Repetimos: está dirigido a personas que no se han leído el libro y quieren decidir si vale la pena leerlo o no. No se han leído el libro aún. Quieren saber si vale la pena hacerlo. Están leyendo la reseña para tomar una decisión. Están buscando un consejo. Una reseña es un consejo. Para decidir si se lo leen o no. No se lo han leído. No saben si hacerlo.

Una buena reseña tiene una estructura, flexible, sí, pero hay unos elementos básicos que deberían aparecer en una buena reseña.

En una recensión (para los que hayáis escogido esta palabra en contra de mis preferencias) debemos explicar de qué va la obra, no recontar la sinopsis que para eso está la ficha técnica del libro, definir de qué va en realidad, lo que en estética literaria se llama el cañamazo (lo juro por mis muertos), hay que aclarar la calidad de la obra desde dos puntos de vista, primero el nuestro, y segundo, EL NUESTRO. No sé si me he explicado bien, pero lo aclaro: la calidad de la obra siempre, siempre, no a veces, siempre, no solo los días laborables, SIEMPRE, se juzga desde un punto de vista personal, subjetivo y transferible (porque si quieres le dices a alguien que opine como tú y ya está, has transferido tu opinión, Así, tan ricamente y sin gastar un euro).

Deberíamos, en una buena recensión, contextualizar la obra que recensionam…, recensamo…, reseñamos; esto es: explicar si es una primera novela (decimos opera prima, que es más pedante y estúpido y, claramente, queda mejor), si es parte de una saga, si se encuadra en el género negro, si este género está de moda (decimos en boga. Más elegante.), si la autora ha vuelto a hablar de temas sociales como es costumbre en su narrativa, etc. Y, finalmente, debemos dar el consejo de si creemos, una vez más, desde nuestro punto de vista, si al lector de la reseña le puede interesar leer el libro en cuestión. Como no sabemos quién lee nuestra reseña debemos intentar definir a quién va dirigida la obra: «para los amantes de la fantasía…», «si te ha gustado su anterior novela esta…», «no decepciona a los seguidores de las desventuras de la protagonista», «si te gustó Harry Potter, ya te digo que Guerra y Paz no se le parece en nada. En nada, repito, en na-da. Spoiler: todos los personajes son Muggles».

Las reseñas (si eres crítico, esto lo que tú llamas las críticas literarias, presta atención) se publican en revistas culturales que se venden en quioscos en el medio de la calle, donde los perritos hacen sus cosas, junto al Diez minutos y Playboy, y en suplementos culturales de periódicos. Un suplemento cultural es un conjunto de hojas grapadas (nada indica calidad y seriedad como las grapas), como un fanzine hecho por niños pequeños, y que va metido dentro de un periódico; para conseguir así que la gente se lo lleve a casa. Hubo una época, en algunos casos aún es así, en la que no podías comprar un diario sin el suplemento de ese día.

Comparemos estos medios (los suplementos son más bien solo medio-medios) de comunicación con las revistas de crítica literaria que se suelen encontrar solo en las bibliotecas de las universidades.

Las reseñas también se hacen en medios digitales en Internet, en blogs y revistas, junto al diezminutos.es y playboy.com (solo que, al contrario de lo que mi abuela cree «¿cuando se entra en Internet por dónde queda el Lecturas?» es más difícil verlas juntas). La diferencia de estas reseñas es que son malas, porque están en Internet, no en un periódico. Perdón, no en un suplemento que va con un periódico algunas veces al mes.

Esto no quiere decir que todos los críticos de revistas y suplementos están perdidos. Solo la gran mayoría. No parecen entender que su labor es un poquitín menos importante de lo que ellos creen. Reseñar en algo que dan con el periódico, o en una revista literaria de doce números al año, teniendo en cuanta que según las encuestas, las reseñas en papel son la cuarta ayuda para los lectores a la hora de escoger un libro (por detrás de la temática, la autora y los consejos de amigos y familiares) debería de ser una actividad que, en un principio, debería sonar menos rimbombante.

De ahí que haya tanto debate sobre el valor de la crítica hoy en día. La Unesco estima que cada cinco minutos hay una mesa redonda en alguna parte de occidente sobre el valor actual de la crítica; y cada tres sobre el valor de la crítica actual. Y esto es verdad científica.

No solo creen que están haciendo crítica profunda sobre las obras (normalmente tiene un hueco para escribir reseñas de entre 400-700 palabras, y si no se puede hacer un verdadero análisis profundo y necesario de una obra en una media de 400 palabras, es que no hay esperanza para la humanidad y tú, que lees esto, no te enteras de nada y punto. [punto]), el otro problema es que como creen que hacen crítica pueden hablar de lo que les dé la gana y no hacer una verdadera reseña; y así leemos todas las semanas reseñas que nos dejan claro que el crítico ha recibido los comentarios pertinentes de su familia por la reseña: «¡Ay pero qué listo es mi Paco!» pero al lector no le queda claro si leer el libro reseñado o no.
Cuando en una reseña de cinco párrafos dedican uno entero a decir cosas como: «construcciones pronominales incorrectas (“cuándo se dignará de nuevo a recorrer las calles”, p. 162).» nos planteamos preguntas como «¿pero me lo leo a pesar de esto o no?», «¿para qué me da el número de página?, ¿por si creo que me miente?», «¿le miré la fecha de caducidad al yogur antes de tirar la tapa?»; o cuando nos dicen que «el autor vuelve a suscitar las mismas dudas que en sus anteriores escritos», pero no nos dicen qué dudas o si debemos leernos sus otros libros antes de leer este, es que esto no es una reseña.

La maquinaria de reseñas tradicional, o como la conocerás ya, la crítica de las grapas, lleva años (pre)ocupada con las reseñas en Internet; para ser más exactos, con la gente que reseña en Internet; no parece preocuparle tanto cómo se reseña que quién está reseñando, llegando al punto de que parece más un ataque personal continuo al medio y las personas reseñadoras que a la calidad de las reseñas. Paneles, conferencias, debates suelen enfrentar (cuando hay personal de ambos mundos presente, que no es las muchas veces) a críticos de papel con críticos digitales.

Dos citas de Dario Villanueva, reseñador y crítico papelero:  «el crítico [reseñador] que no reacciona ante la obra como un lector genuino se parecerá más a un burócrata», «maldita la falta que les hacen [a los reseñadores no graperos] tantos conocimientos académicos si sus lecturas son atinadas y competentes.»

Reseña de Margen de error, de Berna González Harbour

margen-de-error

En Margen de error una serie de suicidios de empleados de la misma empresa llevará a la comisaria Ruiz a investigar las aparentes incongruencias en los fallecimientos. Mientras tanto el periodista Javier Luna investiga un secuestro y Tomás intenta comprender qué ha llevado a un amigo a intentar suicidarse.

Estas tres investigaciones tienen más en común de lo que parece, y asistiremos durante nuestra lectura al descubrimiento de sus puntos en común.

Margen de error está protagonizada por la comisaria María Ruiz, a quien descubrimos en la anterior novela de Berna González Harbour, Verano en rojo. Y en esta entrega continuaremos contando con la presencia de los compañeros y amigos de la protagonista, que formarán parte de la investigación a varias que conforman esta narrativa.

El uso de varios personajes investigando diferentes tramas permite saltar de un punto de vista al otro con ligereza y dinamismo, y así lo hace la autora; recurso que hace la lectura más inquietante y ágil. Hay algo que no llama la atención en la novela, y son los procedimientos policiales, y eso es algo bueno, se nota soltura en esta área y no nos cuestionamos el realismo de la acción.

Sin embargo, incluso sin haber leído Verano en rojo, el desarrollo de los personajes no es superficial; la vida de María Ruiz se abrirá ante nosotros, y no será la única, haciendo que un factor importante de la novela sea la profundización en los personajes.

Novela negra, novela policial, Margen de error nos regala la cantidad de suspense y acción necesaria para devorar la novela y esperar que haya otra entrega de este conjunto de personajes liderados por la comisaria Ruiz. Berna González Harbour ha conseguido crear un mundo policial bien definido, lo que unido a su talento para la intriga la hace una apuesta segura dentro de la novela negra.

 

 Portada de Margen de error
Margen de error Berna González Harbour
  • RBA
  • 2014
  • 978-84-9056-106-5
  • Español
  • Novela
  • 320pp.

ras una larga convalecencia por las heridas sufridas en un duro cuerpo a cuerpo, la comisaria Ruiz ha vuelto. Lo hace el mismo día en que un hombre es hallado muerto entre los setos del Retiro. Es otoño en un Madrid enrarecido en el que las protestas de los indignados se mezclan con noticias de suicidios en una multinacional. El cadáver encontrado en el parque parece cuadrar en este grave asunto laboral y, sin embargo, algo no encaja. La joven comisaria se verá arrastrada más pronto de lo que debería a un combate entre lo que le dicta su instinto y su salud. Ella y el veterano periodista Luna quedarán atrapados en una batalla propia de una era de codicia y desigualdad.

Lee también la primera novela de la comisaria María Ruiz:

 Portada de Verano en rojo
Verano en rojo Berna González Harbour
  • RBA
  • 2012
  • 978-84-9006-256-2
  • Español
  • Novela
  • 339pp.

Madrid, verano de 2010. Corren los días del Mundial de fútbol y, mientras los ojos de todos están puestos en los tortuosos avances del equipo de España en Sudáfrica, la comisaria María Ruiz se enfrenta a un tenebroso crimen: un joven ha aparecido asesinado. Sin identidad visible. Sin pistas aparentes. Sin móvil.

Mujer atractiva, concienzuda y tenaz, María iniciará una investigación que se complicará cada vez más. Pero no está sola: el veterano periodista Luna, un maestro de la profesión hoy acorralado por la crisis y la era digital, y Tomás, brillante informático de la policía, serán claves para llegar hasta el fin. La intriga será para ellos tan trepidante como la que acompañó a la selección nacional hasta su gesta final.

Mado Martínez, Premio Ateneo Joven de Sevilla

mado-martinez-ateneo

La escritora Mado Martínez  (Alicante, 1979) ha resultado ganadora del XIX Premio de Novela Ateneo Joven de Sevilla con la obra La Santa.

Durante una cena, el pasado jueves, en el Patio de la Montería del Real Alcázar de Sevilla se hizo público el fallo del jurado  de esta decimonovena edición a la que se presentaron un total de noventa y cuatro novelas y cuyas temáticas predominantes han sido la novela negra y fantástica.

El premio está convocado por el Ateneo de Sevilla y cuenta con la colaboración de Ámbito Cultural de El Corte Inglés; la editorial Algaida como es costumbre se encargará de la publicación de la obra ganadora en otoño de este año.

La Santa es una novela que transcurre en los años cincuenta. En el Manderley, un internado de señoritas enclavado en las entrañas de los Picos de Europa, las tormentas de nieve y el aislamiento frente al mundo exterior forman parte de la vida cotidiana de sus alumnas. Sin embargo, esta vez, el invierno llega con una carta de presentación terrorífica. Las jóvenes están desapareciendo, una a una. ¿Dónde están? ¿Se marchan por su propio pie? ¿Las están secuestrando? Los lugareños piensan que es cosa de La Santa, una versión local de La Santa Compaña que va coleccionando así a las acólitas que habrán de formar su cortejo de muerte. Pero, ¿es ese el misterio que se esconde tras las desapariciones de las muchachas o las garras del terror tienen nombre y apellido? Isabel, la hija del director y principal protagonista de esta historia, tendrá que desenvolverse junto a unas amigas nada convencionales para escabullirse del autoritarismo de su padre y salir viva de una aventura llena de peligros terminar volviéndose loca. ¿Lo logrará? Mientras tanto, todo un rosario de personajes sombríos y ambiguos compartirán protagonismo en esta historia coral en la que todas las historias se van entrelazando hasta converger en una en la que todo es lo que parece y nada es lo que parece.

Más información sobre Mado Martínez.

 

 

Los 6 mejores libros de Ana María Matute según Ana María Matute

Libros

Ana María Matute fue la escritora más importante de las letras españolas del siglo XX. A pesar de tener un parón de veinte años en su carrera fue una escritora prolífica. Sería difícil escoger sus mejores obras de entre tantas novelas y cuentos magníficos, así que esta vez vamos a dejar que sea ella la que seleccione sus mejores obras. A estas seis que declaraba estaban entre sus favoritas, podríamos añadir Los Abel, con la que tuvo una relación de amor odio, y Fiesta al noroeste, de las cuales comentó en alguna ocasión que le gustaban mucho.Pero desde luego, estas eran sus seis preferidas.

  1.  Portada de Primera memoria

    Narra el paso de la niñez a la adolescencia de Matia la protagonista y de su primo Borja. Los dos viven en casa de su abuela en un mundo insular ingenuo y misterioso a la vez. A través de la visión particularísima de la muchacha sin madre y con padre desaparecido asistimos a su despertar a la adolescencia, cuando, roto el caparazón de la niñez, ciega y asombra y hasta a veces duele, el fuerte resplandor de la realidad. Una intensa galería de personajes constituye el contrapunto de su vertiginosa sucesión de sensaciones.

    «Una de las novelas con las que me siento más identificada, Primera memoria. Aunque no haya escrito nunca una novela autobiográfica, estoy en sus páginas.»
  2.  Portada de Tres y un sueño

    Tres historias sobre la infancia. «La razón», «La isla» y «La oveja negra».

    «Entre los libros de narraciones cortas Tres y un sueño es quizá el que prefiero. Son tres historias sobre la infancia; la infancia que se pierde y la que se cumple.»
  3.  Portada de El río
    El río Ana María Matute
    • Argos
    • 1963
    • Español
    • Cuentos
    • 172pp.

    Contiene 49 narraciones autobiográficas que la autora había empezado a publicar en «A mitad del camino».

    «Está muy cerca de mí El río que recoge algunas cosas ya publicadas en A la mitad del camino, pero que no son ensayos ni reflexiones literarias [...] sino “cosas”, cosas mías. Es mi único libro realmente autobiográfico.»
  4.  Portada de Algunos muchachos

    Algunos muchachos reúne siete narraciones cortas. En ellas se habla de niños, de adolescentes en su transito definitivo hacia la vida adulta. De muchachos que no quieren crecer y se aferran a ese universo de sutiles y maliciosas sabidurías que esconde la infancia y a su desgarrado descaro. La astucia de «El Galgo» en una historia entre fantástica y real en «Algunos muchachos», el pequeño rebelde que quiere incendiar su casa de «Muy contento», la redactora de un infantil diario intimo en «Cuaderno para cuentas», la rara personalidad de Claudia en «No tocar», el misterioso halo que envuelve a Ferbe en «El rey de los zennos», el rencor del protagonista de «Retrato del joven K» o la patética figura de Adela de «Una estrella en la piel» atraviesan estas paginas. Complices, furtivos o asombrados, estos muchachos aparecen en toda la riqueza de su sensibilidad a traves de la prosa lirica, hiriente y desoladamente luminosa de Ana Maria Matute

    «Hay un libro que a mí me gusta mucho: Algunos muchachos. Es uno de los libros en los que más estoy yo, mi yo más profundo.»
  5.  Portada de La torre vigía
    La torre vigía Ana María Matute
    • Lumen S.A.
    • 1971
    • Español
    • Novela
    • 237pp.

    La torre vigía es la primera novela de la trilogía medieval de Ana María Matute. Ambientada en una Edad Media mítica, mágica y sensual, es un peculiar libro de caballerías que narra, en primera persona y con una sensibilidad moderna, los años de formación y aprendizaje de un joven caballero a lo largo de una trama repleta d e heroísmo, superstición y barbarie. El descubrimiento del mundo y sus conflictos, la memoria, la añoranza y la dificultad para establecer relaciones en la infancia y la adolescencia marcan los primeros años del joven caballero, preso en un mundo donde todo se rige por instintos primitivos y febriles, y en el que el amor, el odio, la violencia, la soledad, la crueldad y la nostalgia se alternan para ofrecer el retrato de un universo inquietante y misterioso y, al mismo tiempo, salvaje y pasional.

    «La torre vigía me gusta mucho. Siempre me ha interesado mucho la edad media, más bien tengo pasión por ella, forma parte de mis sueños.»
  6.  Portada de Olvidado rey Gudú
    Olvidado rey Gudú Ana María Matute

    Olvidado rey Gudú es la obra maestra de Ana María Matute y una de las grandes novelas de este siglo. Repleta de fábulas y fantasías, narra el nacimiento y la expansión del Reino de Olar, con una trama llena de personajes, aventuras y de un paisaje simbólico: el misterioso Norte, la inhóspita estepa del Este y el Sur, rico y exuberante, que limitan la expansión del Reino de Olar, en cuyo destino participan la astucia de una niña sureña, la magia de un viejo hechicero y las reglas del juego de una criatura del subsuelo.

    «Es mi mejor novela y mi testamento literario.»

¿Cuales son tus libros favoritos de Ana María Matute? Dínoslo en los comentarios.

Las 5 cosas que deberías saber sobre Ana María Matute

ana-maria-matute

Ana María Matute nos acaba de dejar. :o(

Fue sin duda la escritora más querida, admirada, premiada y leída de las letras españolas. Una de las personas más importantes de la literatura en lengua castellana y, curiosamente, o más bien gracias a su genialidad, reconocida como tal desde sus inicios. Va a ser difícil que haya alguien como ella en el futuro.

Échale un vistazo a su biografía y sigue leyendo esta pequeña lista de cinco detalles curiosos sobre su vida.

  1. Fue precoz en la literatura

    Escribió su primera novela a los diecisiete años de edad, Pequeño teatro, pero no vio la luz hasta que cumplió veintinueve años; y ganó con ella el Premio Planeta. Con diecinueve escribe Los Abel y la presenta al Nadal, no gana pero queda entre las últimas seleccionadas y se la publican al año siguiente. Su última novela, escrita a los ochenta y ocho años, se publicará de manera póstuma: Demonios familiares.

  2. Ganó todos los premios

    Ganó el Premio Nadal , el Premio Café Gijón, el Premio Planeta, el Premio de la Crítica, el Premio Fastenrath, el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil, el Premio Nacional de las Letras; la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo, la Medalla de Honor de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid. Fue recomendada para el premio Nobel, pero la leyenda dice que por falta de traducciones de sus obras no pudo ser considerada realmente.

    «Por ejemplo, yo no espero ningún premio, pero para que le den el Premio Cervantes a una mujer, ya tienen que caer chuzos, eh.»

    Ah y el Premio Cervantes. Fue la tercera mujer, después de María Zambrano y Dulce María Loynaz, en ganar este premio, considerado como el de mayor prestigio de las letras españolas. Y su discurso de aceptación fue tan bonito que todavía hoy en día se sacan citas de él. Sí, de un discurso de un premio de literatura.

  3. Fue Académica de la RAE

    Fue la tercera mujer en ser académica de la RAE, tras Carmen Conde y Elena Quiroga. Ocupó el mismo sillón que Carmen Conde, el K mayúscula.

  4. Dejó de escribir durante años

    Curiosamente cuando su vida personal comenzaba a ir muy bien, sufrió una depresión que paralizó su carrera literaria. Durante la redacción de Olvidado Rey Gudú, manuscrito que llegó a alcanzar las dos mil páginas, dejó de escribir, pero con la ayuda de su médico y la agente literaria Carmen Balcells, retomó la literatura y relanzó, de hecho, su carrera.

     Portada de Olvidado rey Gudú
    Olvidado rey Gudú Ana María Matute

    Olvidado rey Gudú es la obra maestra de Ana María Matute y una de las grandes novelas de este siglo. Repleta de fábulas y fantasías, narra el nacimiento y la expansión del Reino de Olar, con una trama llena de personajes, aventuras y de un paisaje simbólico: el misterioso Norte, la inhóspita estepa del Este y el Sur, rico y exuberante, que limitan la expansión del Reino de Olar, en cuyo destino participan la astucia de una niña sureña, la magia de un viejo hechicero y las reglas del juego de una criatura del subsuelo.

  5. Se inventó una flor

    En el cuento El árbol de oro, Ivo, un niño de diez años, habla de una flor parecida al arzadú; una flor inventada para el cuento. Al parecer varios estudiosos preguntaban a Matute dónde había visto esa flor del frío.

¿Qué es lo que más recordarás de Ana María Matute? Dínoslo en los comentarios.

Begoña Oro, Premio Eurostars Hotels de Narrativa de Viajes

begona-oro-eurostar

La escritora Begoña Oro ha resultado ganadora del X Premio Eurostars Hotels de Narrativa de Viajes con ¡Buenas noches, Miami!, una obra que narra el viaje de la autora a la ciudad estadounidense donde precisamente se enteró de las bases de esta galardón.

El premio comporta una dotación económica de 18.000€, la publicación de la obra por parte de RBA Libros, y la distribución de la obra también de manera gratuita en las habitaciones de la cadena hotelera.

El jurado este año estuvo compuesto por, entre otros, la escritora Carme Riera y el escritor Alfredo Conde y, como siempre, el galardón estuvo convocado por el Grupo Hotusa, RBA Libros, Universitat de Barcelona, y la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Este año se presentaron 152 obras, un 11% más que a la anterior convocatoria. Begoña Oro es la primera escritora en obtener este premio.

Begoña Oro nació en Zaragoza. Estudió piano, Derecho y Humanidades. Ha trabajado en el mundo editorial como editora, escritora y traductora y como responsable de comunicación. Con su novela juvenil Pomelo y limón obtuvo el Premio Gran Angular y el Premio Hache y con Croquetas y wasaps fue incluida en la lista de los diez mejores libros juveniles de 2013 por El País.

Fallece Ana María Matute

Ana María Matute en un documental sobre su vida y obra

Ana María Matute ha fallecido hoy a los 88 años de edad. La escritora española está considerada por crítica y lectores como la más importante de las letras españolas. Desde  el comienzo de su carrera, con la publicación de Los Abel, se colocó en el punto de mira de la crítica, pero tras Fiesta al noroeste, y su afamada Primera memoria, comienza a ocupar su puesto en el canon literario.

Ganadora de premios como el Planeta, el Nadal, el de la Crítica, el Nacional de Literatura, el de la Letras y el Cervantes, fue una de las primeras mujeres en acceder a un sillón de la Real Academia.

Acababa de terminar una novela que verá la luz próximamente.

Os dejamos el documental La niña de cabellos blancos, sobre Ana María Matute, que se emitió el año pasado dentro del programa Imprescindibles.